Domadores: con el látigo «encendido» (+Fotos)

Los Domadores de Cuba volvieron mostrar su superioridad ante los Guerreros de México (4-1) y avanzaron directo a semifinales

Autor:

Osniel Velazco Hernández

Los discípulos del entrenador Rolando Acebal navegaron, en su puerto del capitalino Coliseo de la Ciudad Deportiva, por aguas un poco menos tranquilas de lo esperado; pero mantuvieron el invicto en los 12 matches de esta V Serie y de paso aseguraron su presencia en semifinales.

La «travesía» la guió el mosca Yosbany Veitía (52 Kg), alumbrando el camino con su victoria  número 14 sin sombra de revés. Su víctima, Orlando Huitzil, no salió a esconderse, vino a dar espectáculo y a mostrar sus credenciales; pero se vio superado por la depurada técnica del bronceado mundial: la votación de los árbitros fue categórica: triple 50-45.

En los 60 Kg, el doble monarca universal Lázaro Álvarez se vio exigido por William Zepeda, quien nunca se amilanó ante la superioridad de su rival. El pinareño combinó con relativa facilidad aunque fue llevado contra las cuerdas en más de una ocasión. El resultado final fue unánime 48-47 y doble 49-46.

Luego de sus dos inesperadas derrotas previas, Roniel Iglesias (69 Kg) salió como una tromba ante Héctor Reyes. El as olímpico y mundial provocó un conteo protección en el primer asalto, desde ese momento se dedicó a marcar puntos y a maniatar al joven azteca. Una vez más todos los jueces vieron la superioridad del antillano 50-44 y doble 49-46 para premiar la entrega del guerrero.

«No estaba pasando por mi mejor momento, pero esta victoria va a influir mucho en mi estado anímico, se siente muy bien regresar al triunfo aunque no fue fácil. Me sigo preparando fuerte, sobre todo de cara a los Panamericanos; espero poder mostrarle pronto a Cuba la mejor versión de Roniel», comentó agotado tras el pleito.

Seguidamente vino un combate lleno de amagues y piruetas de todo tipo por parte de ambos peleadores. Mientras Julio Cesar La Cruz (81 Kg) y el refuerzo ecuatoriano Carlos Mina se batían a ver quien hacía la finta más «original», el público disfrutaba del espectáculo.

Poco después, un corte en la ceja del bicampeón mundial agramontino terminó el combate en el cuarto round; hasta ese momento la votación estaba dividida, pero favorable a Mina 37-38, 39-36 y 38-37. Esta es apenas la segunda derrota de esta temporada en casa para el buque antillano.

«Este ha sido un gran triunfo, es muy importante para mí por la calidad de La Cruz, pero encima del ring yo creo que todos tenemos las mismas posibilidades», declaró el ecuatoriano, quien además quiso enviarle su cariño al pueblo cubano.

En el epílogo llegó el duelo entre los superpesados (+91 Kg) Leinier Peró y el subcampeón Centroamericano de Veracruz 2014, Edgar Ramírez, quien hizo su pelea tal y como había adelantado el pasado jueves durante el pesaje: a base de golpes rectos.

Sin embargo su plan naufragó y se vio superado por 49-46 y un doble 50-45. Con él también se hundieron las esperanzas de los Guerreros de sacar al menos un punto de La Habana, lo cual les sabría a gloria en su busca de la clasificación, pues están en dura porfía con los Otomans de Ucrania por el tercer puesto del grupo A.

Ahora los Domadores son inalcanzables para Rusia en la cima de la llave A y con dos pleitos por disputar ya están sembrados en semifinales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.