Breve ensayo sobre el ateísmo

Leinier Domínguez fue el protagonista del desempeño de Cuba en la jornada de este lunes al derrotar al ruso Alexander Grischuk

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Cuba no cree en los «dioses del ajedrez», ni en sus hijos, ni en sus nietos… Cuba fue este martes la cuna de Caissa, el yugo de los inmortales, la voz de Vallejo susurrando al oído de los rusos: «Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!».

Los muchachos de la Mayor de las Antillas derrotaron a los herederos de la URSS y usurparon la cima de la Copa Mundial de ajedrez por equipos, con sede en Tsaghkadzor, Armenia. Ahora mismo Tal, Petrosian y compañía deben estar retorciéndose bajo tierra. La impotencia es una cosa muy persistente.

La hombrada —con el perdón de las feministas, pues la competición es masculina— se concretó con pizarra de 2,5-1,5 frente a los actuales campeones defensores y ante el asombro de todos los expertos y fanáticos, hecho que vino a ratificar, además, la tremenda forma de los caribeños, tras su séptimo lugar en la Olimpiada Mundial. Nada, que aquello no fue obra de la casualidad.

Primero, Lázaro Bruzón (2691 puntos Elo), Yuniesky Quesada (2629) y Yuri González (2557) entablaron ante los musculosos Sergey Karjakin (2757), Evgeny Tomashevsky (2745) y Nikita Vitugov (2736), respectivamente —se dice fácil—, dejándole la presión al puño de la armada cubana, el mejor trebejista de Latinoamérica: Leinier Domínguez (2729). Su rival de turno está considerado como un portento del juego ciencia, uno de los monstruos más temibles de las 64 casillas. Mas, hay gente que va por la vida sin miedos.

Alexander Grischuk (2794 y quinto puesto del top ten de la FIDE) llevó piezas blancas y eligió la apertura Tromposky, pero Leinier sacó las uñas y una pequeña ventaja antes de entrar a la fase intermedia del pulso. Así, y con continuos apuros de tiempo por ambos bandos, el güinero llegó bien parado al final (con Dama y Caballo más activos que la Reina y el Alfil del ruso), para sellar su triunfo a la altura del lance 94.

El domingo Cuba pactó el armisticio con Hungría y hoy muestra tres puntos (uno por el empate y dos por la victoria), abrazada en la tabla con India, China e Israel, planteles que dividieron honores en la segunda ronda. Resulta que los israelitas no pudieron destrozar a los «débiles» egipcios, los chinos apenas acariciaron a los húngaros y los indios acordaron la paz ante los estadounidenses.

El otro papá de la jornada fue Armenia, 2,5-1,5 a costa de Ucrania. Luego de los líderes, aparecen Hungría, anfitriones y Ucrania (merced a dos rayas), seguidos de Estados Unidos y Egipto (un tanto per cápita). Rusia cierra la lista sin ningún menudo en el bolsillo —cosa bien rara y que desde ya pudiera costarle su título. La cosa está caliente. ¿Se atreve a dar un pronóstico?

Vea además Pregúntale a Leinier Domínguez (+ Fotos y Video)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.