Reto difícil y novedoso

Este martes, en la ciudad rusa de Chelyabinsk, se descorrieron las cortinas del Campeonato Mundial de taekwondo con la disputa de los títulos en las divisiones de 46 kilogramos, rama femenina, y 58 kilos, en la masculina

Autor:

Julieta García Ríos

Este martes, en la ciudad rusa de Chelyabinsk, se descorrieron las cortinas del Campeonato Mundial de taekwondo —edición 21 para hombres y 14 para damas— con la disputa de los títulos en las divisiones de 46 kilogramos, rama femenina, y 58 kilos, en la masculina.

La pequeña dotación cubana, que llega a la sede portando el estandarte de subcampeón universal conquistado hace dos años en la urbe mexicana de Puebla, entrará hoy en acción por intermedio de la medallista mundial Yania Aguirre (49 kilogramos) y José Ángel Cobas (74), campeón de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014.

La también laureada a este nivel Yamisel Núñez (53), junto al vigente campeón mundial Rafael Alba (87), y al medallista de bronce olímpico y mundial Robelis Despaigne (+87), completan la comitiva.

Según ha trascendido, la nueva cita del orbe contará con la participación de 873 competidores procedentes de 139 países, y serán los hombres los más representados,  con 525 concursantes.

Cascos electrónicos y otras novedades

El Arena Traktor será el escenario donde los mejores del mundo tratarán de asegurar su plaza a las Olimpiadas de Río de Janeiro.

En esta importante competencia se utilizará el sistema electrónico Daedo —el mismo que usa el equipo cubano— y hará su debut el casco electrónico en citas mundialistas.

Un centenar de árbitros internacionales estarán encargados de impartir justicia, y cualquier duda se disipará con la revisión del video replay.

Otra de las novedades del mundial está relacionada con la organización de la competencia, pues se han programado dos días para cada división de peso.

En el primero se realizarán las peleas preliminares hasta cuartos de finales, y para la noche del siguiente día fue fijada la discusión de las medallas.

Sobre estos y otros aspectos Juventud Rebelde conversó en La Habana con Arlen González, uno de los preparadores de la selección femenina cubana.

—La competencia transcurrirá en dos días, ¿es esto una ventaja o desventaja?

—En mi criterio no es beneficioso. El taekwondo es un deporte elevadamente traumático. Realizar cuatro o cinco peleas el primer día de competencia e ir a semifinales y finales al siguiente día genera un estrés adicional. Además, horas más tarde las lesiones inciden negativamente.

«Habría que ver si los demás equipos se prepararon de esta manera. Nosotros a última hora supimos que sería así. De modo que la preparación no estuvo diseñada para ese sistema. Pero los cubanos nos sobreponemos, tenemos buena capacidad de adaptación.

«Los cinco atletas que van están muy bien preparados y son de los más experimentados de la selección nacional. Todos participaron hace dos años en la edición de Puebla. Para Yania Aguirre y Robelis Despaigne este es su tercer mundial.

—Se dice que este Mundial será más fuerte que Puebla 2013…

—Sí, porque está más cerca de los Juegos Olímpicos y los atletas llegan mejor preparados. A los mundiales siempre asisten los mejores exponentes del deporte, pero en la medida que avanza el ciclo competitivo  los atletas se preparan de mejor manera.

—¿Cómo puede incidir el clima frío en nuestros atletas?

—Es una variable a enfrentar. Pero hace dos meses con estos mismos atletas hicimos una base de entrenamiento en la altura, México, donde la temperatura era de 2 a 5 grados. Fue antes  del Campeonato Panamericano clasificatorio a los venideros Juegos de Toronto.

—Ya es sabido que competirán con cascos electrónicos, ¿Qué opinas?

—Antes de salir no habían podido entrenar con cabecera electrónica. Sin embargo, esto podría favorecernos, pues de esta forma el arbitraje incide menos en la decisión de los combates.

«Desde el 2009, cuando el peto electrónico fue de uso obligatorio en competencias oficiales y se premiaron con mayor puntuación las patadas con giro y a la cabeza, hemos estado realizando un sistema de entrenamiento para fortalecer las técnicas a la cabeza, las que bien dominan los nuestros».

El joven preparador Arlen González no descarta para Cuba un resultado meritorio, pese no ser el mundial nuestra principal competencia del año.

«Los Juegos Panamericanos de Toronto en julio próximo representan nuestra competencia fundamental, pero en Rusia tenemos posibilidades de hacer un buen papel», expresó.

Esperemos que el quinteto antillano esté en Chelyabinsk con la misma «fuerza de tempestad» con que se batió en Puebla hace dos años.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.