Dos puntas de una misma lanza - Deporte

Dos puntas de una misma lanza

El japonés Masahaki Kohagura, introductor del Karate-Do en Cuba, visitó recientemente la Escuela Cubana de Wushu

Autores:

Osniel Velazco Hernández
Claudia Dupeirón

Bajo el principio de que las artes marciales son un arma de la Revolución, el japonés Masahaki Kohagura, introductor del Karate-Do en Cuba, visitó recientemente la Escuela Cubana de Wushu, situada en el barrio chino capitalino.

Conocido por sus discípulos como «Camilo» Sensei, nombre elegido por él mismo en honor al Señor de la Vanguardia, Kohagura departió con los alumnos y profesores de la escuela que dirige el maestro Roberto Vargas Lee, así como con practicantes del Karate-Do y miembros del equipo nacional de ese deporte.

La velada inició con la milenaria Danza del Dragón y continuó con demostraciones del arte marcial japonés por parte de niños y mayores. Más tarde, los miembros de la escuela también mostraron sus habilidades al distinguido visitante. Tampoco faltaron manifestaciones de la cultura afrocubana.

La ocasión fue propicia para que Carmen Aizpurúa, comisionada nacional de la disciplina, acompañada por varias glorias de este deporte, entregaran a «Camilo» Sensei y a un grupo de sus primeros discípulos, la medalla que los distingue como precursores del Karate-Do en la Isla. Esta distinción también le fue otorgada al maestro Vargas Lee, por su contribución a las artes marciales en general.

Aprovechando esta coyuntura, el maestro Kohagura entregó el certificado de la obtención del Quinto Dan, emitido por la academia de Okinawa, en Goju Ryu, a Alfredo Rojas, quien se mostró muy contento y agradecido de recibir este «regalo» de tan importante personalidad.

Para el epílogo, el reconocido cantante Héctor Téllez, interpretó el himno de la Escuela Cubana de Wushu y luego puso a bailar a los presentes con algunos de sus temas más recordados.

Al finalizar todos querían una foto con el Sensei «Camilo», quien expresó su infinito amor por esta isla, a la que llegó en 1967 y le regaló un arma para defender su Revolución. Por esa condición, y por su papel en las relaciones entre ambas naciones, el Consejo de Estado le otorgó la Medalla por la Amistad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.