Una «Cebolla» para cosecha charrúa

Un gol de Cristian «Cebolla» Rodríguez, en el minuto 51, definió el angosto y trabado partido en el cual Uruguay, monarca exponente, inició su defensa del título de la Copa América al batir 1-0 a Jamaica

Autor:

José Luis López

Un gol de Cristian «Cebolla» Rodríguez, en el minuto 51, definió el angosto y trabado partido en el cual Uruguay, monarca exponente, inició su defensa del título de la Copa América al batir 1-0 a Jamaica, en el estadio Regional Calvo y Bascuñán, de Antofagasta, en Chile.

El primer tiempo fue de dominio alterno. Los charrúas no lograron solventar las llegadas al área porque el cuadro caribeño se mostró ordenado y salió varias veces al contragolpe. En ese «ida y vuelta», fue precisamente Rodríguez quien tuvo la primera oportunidad, en el minuto 37, exigiendo un estirón del arquero Dwayne Kerr.

Tras ello apareció solo Darren Mattocks, como muestra de que Jamaica no se escondió. Pero le pegó pésimo al balón… y el cancerbero Sergio Romero respiró profundo. Acto seguido, Cavani ripostó con una tijera en el primer poste. No llegó nunca el invitado «Don gol».

Entonces, la Celeste encontró «la llave» de la cabaña con su arma letal: el balón detenido. Con un tiro libre cerca de la línea final, José María Jiménez ganó arriba y al «Cebolla» le cayó la pelota a los pies, frente al pórtico. Toque suave e infructuoso intento de Kerr. Por los ganadores, las palmas para el volante Nicolás Lodiero: el 80 por ciento de sus pases, tuvieron destino charrúa.

Mientras, en el estadio La Portada, en La Serena, las selecciones de Argentina y Paraguay empataron 2-2. La ofensiva escuadra albiceleste, con Messi, «Kun» Agüero y Ángel Di María, le cayó como una tromba a un cuadro guaraní lleno de desatenciones en defensa en el primer tiempo, y cerró con cómodo pizarrón de 2-0. Fue un evidente «monólogo» del elenco argentino, que se aprovechó de dos claras marfiladas del defensa Miguel Samudio, quien primero entregó mal un balón, Agüero lo atrapó, eludió al portero Antony Silva y marcó el primer gol. Luego, ¡de nuevo Samudio!: penal discutible sobre Di María y cobro eficiente de Messi.

Pero en el complementario, cuando todo avizoraba una goleada argentina, asomó la garra guaraní y el incisivo ariete Haedo Valdez aprovechó una pérdida de balón de Pastore para dar la clarinada en el minuto 59, con un excelente disparo desde fuera del área, inatajable para Romero. Pero hubo más… de Paraguay, que fue en busca del empate y lo consiguió al final, en el último balón al área (min. 89), cuando Lucas Barrios empalmó la esférica y Romero la vio pasar.

Argentina se transformó. De «agresora» en el primer tiempo, fue «agredida» en el segundo. De tener controlada la situación durante 45 minutos, cayó en un total descontrol en la segunda mitad. Y de un partido (casi) ganado, se debió conformar con un empate, incluso, con el buen tino que sí mostró su crack Lionel Messi. Y hay un mal presagio para sus hinchas: Argentina nunca fue campeón cuando no ganó en el debut. ¿Qué me dicen?

Entretanto, la selección cubana enfrentará hoy a Curazao, en el estadio capitalino Pedro Marrero, en partido de vuelta de la segunda ronda de Concacaf para la Copa del Mundo Rusia 2018. En el cotejo de ida, hubo empate a cero en la grama del Ergilio Hato, de la capital curazaleña.

 

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.