No es tiempo para milagros - Deporte

No es tiempo para milagros

Lo hecho por el joven equipo cubano en la Copa Panamericana de voleibol para damas da motivos para un voto de confianza

Autor:

Raiko Martín

Siempre, cualquier desempeño debe ser evaluado en su justa medida. Ni el triunfo sobre Puerto Rico que abrió las puertas de las semifinales puede mirarse como glorioso, ni la derrota este sábado en sets corridos frente a Estados Unidos, que cortó el camino al trono, puede subvalorarse. No obstante, lo hecho por el joven equipo cubano en la Copa Panamericana de voleibol para damas da, al menos, motivos para un voto de confianza.

Por como están las cosas, que las dirigidas por Roberto García llegaran hasta el duelo definitivo era lo más parecido a una gran proeza. Las estadounidenses, con el equipo del que dispongan, nos sacan aún tres cuadras de distancia, por lo que los tanteadores de 25-17, 25-20 y 25-22 no son para nada sorprendentes.

Visto el desenlace, y teniendo en cuenta que el resultado no era lo más relevante, valdría la pena resaltar los 19 puntos anotados por la jovencita Melissa Vargas, quien sigue robando suspiros sobre la cancha. La cienfueguera no solo perforó 15 veces el bloqueo enemigo, sino que además marcó dos puntos con el saque, lo que hace ensanchar sus récords de tantos desde la línea de los servicios para un torneo como este. Con los de su más reciente incursión llegó a 27 aces, y a falta de un partido bien pudiera superar la treintena.

Si esta vez quedaron por debajo en el bloqueo (apenas seis frente a los 11 del otro lado), tampoco puede obviarse la poca cantidad de errores cometidos por las cubanitas, la misma docena que sumaron sus oponentes.

Todo eso hace pensar en un crecimiento en el nivel, que si bien no es el necesario para afrontar torneos de máxima envergadura, al menos permite elevar la autoestima de un grupo que se ha estado acostumbrando, más de lo deseado, a convivir con la derrota. Cuatro éxitos en seis presentaciones no está nada mal, aun cuando varios de los mejores equipos convocados hayan asistido con formaciones alternativas.

De momento, el objetivo de asegurar la permanencia en el Grand Prix del año entrante ya fue cumplido, y regresar a casa con una medalla sería un premio más que merecido. Para ello tendrían que someter hoy al cuadro ganador del otro choque semifinal, que al cierre de esta edición protagonizaban las representaciones de República Dominicana y Argentina.

Bonito adiós

Cuando parecía que nada podía salvarlos de una triste despedida de sus poco fieles, la selección masculina cubana remó a contracorriente hasta conseguir su tercer triunfo en la presente Liga Mundial de voleibol, ahora en cinco sets frente a la representación canadiense.

Los norteños, todavía líderes de la llave C en el segundo nivel del torneo, tuvieron a tiro la barrida después de imponerse en las dos primeras mangas con parciales de 25-17 y 25-20. Pero de a poco, los dirigidos por Rodolfo Sánchez fueron cambiando la historia hasta equilibrar la pizarra con favorables marcadores de 25-23 y 25-19.

Los visitantes no lograron salir del desconcierto en el tie break. Con un mejor saque y menos fallos los cubanos lograron sacar una cómoda ventaja que no perdieron hasta sellar el éxito con un inobjetable 15-12.

Por los vencedores la voz cantante la llevó el capitán Rolando Cepeda con 24 puntos, pero esta vez Javier Jiménez con 13 y el jovencito Luis Tomás Sosa con una decena, le secundaron en tareas ofensivas.

Fue este el tercer éxito de la tropa cubana, que próximamente partirá hacia Bulgaria para disputar los últimos dos partidos de su calendario clasificatorio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.