Cuatro

El cubano que más medallas ha ganado en Juegos Panamericanos, el gimnasta Erick López, tiene un mérito difícil de igualar. Resultó el máximo acumulador en 1991, 1995, 1999 y 2003 y también fue el mejor en las barras paralelas durante esos cuatro certámenes

Autor:

Norland Rosendo

Una medalla de oro en Juegos Panamericanos es el sueño de muchísimos atletas. Algunos grandes se fueron sin poder ceñirse una corona siquiera. Alberto Juantorena, el doble campeón olímpico, fue uno de ellos. En su cuello colgaron cuatro preseas de plata y una de bronce. Dos títulos, entonces, es un privilegio. Tres, un regalo de los dioses. Qué decir, pues, de cuatro.

A Toronto irá el luchador cubano Mijaín López por su cuarto cetro sucesivo. El ahijado de Hércules subió a lo más alto del podio panamericano en los Juegos de Santo Domingo 2003, Río de Janeiro 2007 y Guadalajara 2011. Ahora vuelve a salir como favorito para ganar la división superpesada en el estilo grecorromano.

Varios atletas cubanos se han adueñado de cuatro preseas áureas y más también, pero de forma consecutiva y en la misma especialidad o división no son tantos. Si a Javier Sotomayor no lo hubieran despojado de manera mafiosa de su primer lugar en los Juegos de Winnipeg en 1999 hubiera sido uno de los privilegiados.

Pero Mijaín no será (de lograrlo) el primer luchador cubano de su modalidad que suba cuatro veces seguidas a lo más alto del podio de premiaciones. Entre 1991 y 2003, ningún rival pudo derrotar a Juan Luis Marén en los pesos pluma.

En deportes colectivos, hay un cuarteto de «Morenas del Caribe» que atesoran cuatro medallas de oro consecutivas: Mercedes Pérez y Mercedes Pomares, en las citas de 1971, 1975, 1979 y 1983; Imilsis Téllez (1975, 1979, 1983 y 1987) y Mireya Luis (1983, 1987, 1991 y 1995).

Siete peloteros las imitan: Braudilio Vinent (1971, 1975, 1979 y 1983), Antonio Pacheco, Víctor Mesa y Lourdes Gourriel (1983, 1987, 1991 y 1995) y Omar Linares, Orestes Kindelán y Luis Ulacia (1987, 1991, 1995 y 1999).

El esgrimista Oscar García integró las selecciones que dominaron las competencias de florete por equipos en las ediciones de 1987, 1991, 1995 y 1999, y otro exponente de ese deporte, Manuel Ortiz, fue campeón con los equipos de sable en 1971, 1975, 1979 y 1983.

El cubano que más medallas ha ganado en Juegos Panamericanos, el gimnasta Erick López, tiene un mérito difícil de igualar. Resultó el máximo acumulador en 1991, 1995, 1999 y 2003, y también fue el mejor en las barras paralelas durante esos cuatro certámenes (en el caso de La Habana 91, igualado en puntos con el estadounidense Dominick Minicucci).

Confiemos en Mijaín. Debe ser el próximo cuatricampeón.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.