Segundas con buen augurio

Cuba obtuvo dos segundos lugares en la octava parada de la Liga de Diamante

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Dos segundos lugares fue el saldo de Cuba en el mitin Areva, durante la octava parada de la Liga de Diamante, disputada este sábado en el emblemático estadio parisino Saint Denis, escenario que vio estampar varios de los mejores resultados del año a poco más de un mes del Campeonato Mundial de Atletismo que acogerá Beijing.

En la capital francesa Rose Mary Almanza registró marca personal de 1.57,70 minutos en los 800 metros y se posicionó como la segunda mujer más rápida de la actual campaña, solo superada por la keniana Eunice Jepkoech Sum (1.56,99), triunfadora indiscutible en París. Detrás quedó la suiza Selina Buchel (1.57,95).

La progresión de esta jovencita antillana de 22 años es impresionante, ya que hace cuatro días había destrozado su propio récord en Nancy (1.58,99).

Mientras, la pertiguista Yarisley Silva flotó hasta los 4,73 metros y no pudo con la griega Nikoleta Kyriakopoulou (4,83). La buena noticia es que la pinareña va entrando en calor y dejando atrás el mal momento que la aquejaba, pues su cota tope de la temporada era 4,58. La nueva marca de Silva clasifica como la séptima más notoria del ranking del año en curso. El tercer puesto en Francia correspondió a la brasileña Fabiana Murer (4,63).

En los 110 metros con vallas venció el cubano Orlando Ortega (quien no compite por la Federación Nacional), merced a un impresionante crono de 12,94 segundos que clasifica como lo mejor de la temporada y de su vida. A sus espaldas entraron el incombustible estadounidense David Oliver (12,98) y el ruso Sergey Shubenkov (13,06). En la otra carrera de esa especialidad ganó el también cubano Yordan O’Farrill (13,29), pero no se luchaba por la codiciada gema, así que fue una competencia a la sombra de la otra.

El hectómetro fue dominado por jamaicanos. Así, se impusieron Asafa Powell (9,81 segundos) y Shelly-Ann Fraser-Pryce (10,74). En tanto, la colombiana Caterine Ibargüen, reina absoluta del triple salto en los dos últimos años, sumó otra victoria a su soberbio palmarés, con salto de 14,87 metros.

Por su parte, el sudafricano Wayde van Niekerk estableció nueva plusmarca continental en los 400 metros (43,96 segundos) al superar al granadino monarca olímpico Kirani James (44,17).

La neozelandesa Valerie Adams, campeona olímpica y mundial —operada hace diez meses en un hombro y un codo—, perdió su invicto después de 56 pruebas seguidas y reapareció con un quinto escaño. La fornida balista no caía desde el 2005, y ahora apenas logró 18,79 metros, bien lejos de la alemana y ganadora Christina Schwanitz (20,31).

En los 1 500 metros voló el keniano Silas Kiplagat (3.30,12), con la rúbrica más excelsa de la temporada.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.