El oasis boricua

Los bateadores cubanos desentumieron los bates y al ritmo de diez imparables consiguieron su segundo éxito en el torneo de la cita continental, ahora con pizarra de de 8-1

Autor:

Raiko Martín

Después de la sequía ofensiva frente a Estados Unidos, el despliegue frente a la hasta entonces novena boricua fue como encontrar agua en el desierto. Más cómodos frente a la velocidad más o menos acostumbrada en nuestros clásicos nacionales, los bateadores cubanos desentumieron los bates y al ritmo de diez imparables consiguieron su segundo éxito en el torneo de la cita continental, ahora con pizarra de de 8-1.

Desde la lomita, el diestro vueltabajero Yosvani Torres afrontó un primer tercio nada tranquilo, pero salió bien librado de cada una de las escaramuzas rivales hasta completar las siete entradas de actuación, en las que ponchó a dos y regaló un boleto.

Como respaldo tuvo un ligero despertar de la tanda gruesa, pues Frederich Cepeda ligó un doblete impulsor en sus dos turnos al bate —también negoció par de bases por bolas—, y Urmari Guerra fue uno de los cuatro hombres del line up que despachó par de imparables en el juego, uno de ellos más allá de las cercas con dos compañeros en bases.

De extrema importancia resultó el éxito para la tropa de Roger Machado, teniendo en cuenta que en el segundo turno la novena estadounidense también archivó su segundo triunfo, ahora a expensas de Colombia con pizarra de 5-3.

En estos momentos los anfitriones y campeones defensores se enfrentan a la representación de Nicaragua.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.