Silva gana oro con nuevo récord panamericano

La cubana Yarisley Silva implantó nueva plusmarca panamericana de 4,85 metros, al triunfar en la final de Toronto

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Sorprende porque este año había sido un año de espanto para ella, de esos que mejor se borran con memoria y todo. No sorprende porque siempre hace lo mismo, con esa maldita y bendita costumbre de dejarnos con la boca abierta y ganar cuando le toca y cuando no le toca. Sorprende porque en el deporte, si no demuestras buena forma y mente fría a lo largo de la temporada, casi nunca te impones entre lobos que aúllan y desguazan. Pero la pertiguista cubana Yarisley Silva es tremenda, y siempre sorprende, incluso cuando no tiene que hacerlo.

Acaba de implantar nuevo récord panamericano y agarrar un oro que solo estaba en los pronósticos de dos locos y tres familiares. Fue a Toronto calladita y sin hacer bulla, regresa igual de calmada. Ella es así. La algarabía la formamos acá. Por eso me gusta, profesionalmente hablando, claro está.

Sus 4,85 metros fueron demasiado para la brasileña Fabiana Murer y para la estadounidense Jennifer Suhr. Dos favoritas que no pudieron con una pinareña chiquitica, guapa y alegre. Primero se despidió la norteña, con 4,60 metros vencidos y sin poder hacerle cosquillas a otros diez centímetros. Quedaban, pues, la Silva y la Murer. Todo nervios. En el estadio volaban carreras y más carreras, pero la gente gritaba con los brincos de las pertiguistas. Creo yo.

Ambas pasan los 4,70, a la primera. Luego, en los 4,75, Murer falla dos veces, Silva vence la altura en su segundo intento. La brasileña campeona mundial estaba obligada a pedir 4,80. Flotar a la primera. Lo hace. Cuba entera halándose los pelos. En otro lado, gozadera y samba a borbotones. El turno para Yarisley. Sólida, como siempre, concentrada. Pum. A empezar de nuevo. La altura destrozada y nuevamente primera en la prueba, por un fallo menos.

Llegan los 4,85. Tres intentos para cada una. Fabiana no puede. Sobra decir lo que hizo Yarisley. Luego trató sobre 4,91, para dejar atrás su marca personal de 4,90. Ya era mucho.

En la presente campaña tenía un 4,73 y un 4,66 como mejores marcas. Nadie esperaba esto de la subcampeona olímpica. No ahora. Pero la que puede, puede. Y la que es grande… Ah, ahora lidera el ranking de la temporada. El Campeonato Mundial absoluto está a la vuelta de la esquina. ¿Adivinen quién es la favorita?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.