Silva, que el cielo te hala

La cubana Yarisley Silva implantó nueva plusmarca panamericana de 4,85 metros, al triunfar en la final de Toronto

Autor:

Norland Rosendo

NORTH YORK, Toronto.— Ni una nube sobre el estadio. La brisa tenue. Las únicas estrellas que había al atardecer de ayer aquí estaban en el suelo. Buscaban el cielo. Tres mujeres dispuestas a acariciar alguno de los aviones que cada rato surcaban el espacio aéreo.

Las demás inscritas en el salto con pértiga, en el mejor de los casos, habían venido a ver cuál, entre la cubana Yarisley Silva, la brasileña Fabiana Murer o la estadounidense Jennifer Suhr, alcanzaría la gloria de los XVII Juegos Panamericanos. Vinieron a ver a la pinareña conservar su corona de Guadalajara.

Fue una prueba de categoría universal y de las tres, la cubana era la de resultados más discretos este año. No obstante, ocupaba el séptimo lugar en el ranking mundial con el brinco de 4,73 alcanzado el pasado 4 de julio.

La Surh, campeona de las olimpiadas de Londres 2012 y submonarca del orbe un año después, llegó a esta lid con cierta aura de favorita. Solo cinco veces se había rebasado en 2015 los 4,80 metros y ella lo había logrado en dos de ellas. Su registro de 4,82 del 28 de junio era una credencial de lujo.

La otra candidata, la brasileña Fabiana, líder actual de la Liga del Diamante, y quien el mes pasado se había despegado 4,80 metros de la tierra, quería la reconquista del título que ganó en su casa, en Río de Janeiro 2007, y que Yarisley le arrebató en Guadalajara, con récord incluido para este tipo de certámenes (4,75).

Así estaba planteado el duelo. Cualquiera de ellas podía ser la campeona. Pero desde su primer salto sobre los 4,50 metros, limpio, elegante, segura de sí misma, Yarisley «pintaba» para algo grande.

Ninguna de las otras atletas pasó de 4,50. Ya estaban decididas las preseas. Faltaba el orden. La primera en despedirse de la porfía fue la norteña. Con 4,60 y el bronce en su cuello, vio entonces el duelo de Yarisley y Fabiana.

Ambas llegaron a los 4,70 en su primer intento. La cubana pasó sobre los 4,75 en su segunda oportunidad; la brasileña, falló dos, y pidió entonces 4,80. Era todo o nada para ella. Y tocó el cielo. La varilla no se cayó.

Miré a Yarisley desde mi escaño del palco de la prensa. Tan concentrada estaba que ni se inmutó. Cogió su garrocha y se fue a la guerra. Saltó limpio sobre la misma altura de su adversaria. Volvía a la cima de la competencia. Ya era su mejor marca de la temporada.

La varilla en 4,85. Si alguna la rebasaba sería la primera mujer del mundo en hacerlo este año. Fabiana no pudo; Yarisley, en noche de gracia, sí. Cuba feliz, Yarisley campeona y Fabiana y Suhr fueron de las primeras en felicitar a la reina. Esta ciudad vivió un augurio de lo que puede ser el Campeonato Mundial de agosto en China.

«Ha sido una de las competencias más difíciles en las que he participado. El 2015 no había sido un año bueno para mí. Anoche (jueves) estaba nerviosa, pero salí al campo segura, controlé los nervios, estaba confiada en mis posibilidades.

«Estoy súper feliz, este triunfo es de todo el equipo que trabaja conmigo, de mi entrenador, del psicólogo, de mi mamá, de mi novio, de toda mi familia; de todos los que confían en mí. Ahora me prepararé para el Mundial, y para las Olimpiadas», dijo Yarisley emocionada y «vestida» con la bandera cubana que paseó oronda por la pista.

Jorge se quedó corto

También este jueves, el discóbolo Jorge Fernández no pasó del quinto lugar con 62,04 metros, prueba que encabezó el jamaicano Fedrick Dacres (64,80). Mientras, Yordani García se quedó a un paso del podio, pues sus 7919 puntos solo le bastaron para adueñarse del cuarto escaño.

En la final de la vuelta al óvalo para damas, las caribeñas Daysiurami Bonne (52.28 segundos) y Lisneidy Veitía (52.44) llegaron séptima y octava, respectivamente.

Mucha expectativa existe con la final de los 200 metros planos para hombres, que tendrá lugar hoy, pues en una de las semifinales de ayer el jamaicano Rasheed Dwyer marcó 19.80 segundos, con lo que rompió el récord panamericano, en poder de un paisano suyo, Don Quarrie, desde Cali 1971, que era de 19.86. En esa carrera intervendrá el cubano Roberto Skyers, quien hizo marca personal de 20.09 segundos.

Hoy también se efectuarán la final del disco femenino, en la que participarán las cubanas Denia Caballero y Yaime Pérez, y la del triple salto para hombres con el espectacular Pedro Pablo Pichardo como principal atracción.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.