Unos con nitro y otros con plomo

La cubana Elisbet Gámez tuvo una discreta actuación en su segunda presentación en el Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos que acoge la ciudad rusa de Kazán

Autor:

Abdul Nasser Thabet

La cosa más curiosa —a mi juicio— de los Campeonatos Mundiales de Natación es que siempre cuatro nenes y nenas con trusas bien apretadas se las arreglan para desbaratar un montón de récords universales, como si nadar con propulsión a chorro fuese un simple chapoteo en la bañadera. La otra cosa —menos curiosa y que solo nos compete a nosotros— es que esa dichosa manía de pulverizar plusmarcas y hacernos cuestionar los límites de la capacidad humana, es inversamente proporcional a los resultados de Cuba agua de por medio.

Por ello no asombra que este martes cayeran tres topes del orbe y que la cubana Elisbet Gámez tuviese una discreta actuación en su segunda presentación en la magna justa que acoge la ciudad rusa de Kazán. Todo en un escenario poco habitual: un estadio de fútbol en el que se habilitaron dos piscinas de lujo. Antojados los rusos.

La antillana ocupó el puesto 46 en las preliminares de los 200 metros estilo libre, con crono de 2.03,56 minutos, muy por debajo del exigido para las aspirantes a semifinales y de su marca personal de 2.01,84, lograda en los recién culminados XVII Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá.

Sin embargo, allá en la Vieja Europa no hubo tiempo para el aburrimiento. Lo de la estadunidense Katie Ledecky asombra y embruja. Solo tiene 18 añitos, es linda, pelirroja, de ojos azules y ya asusta con nueve plusmarcas mundiales ahogadas, un oro olímpico y seis cetros del orbe. Ahora acaba de agregar otra raya a su libreta de récords, pues dominó la prueba de los 1 500 metros estilo libre (15.25,48 minutos). Con esa resistencia uno no puede evitar pensar en… otro tipo de maratón.

Ledecky junto a su bella compatriota Missy Franklin se empinan como las reinas del certamen. Resulta que la otra pelirroja, de 20 abriles, competirá en 100 y 200 espalda, así como en 100 y 200 libre. La Franklin mide 1,87 metros y ostenta cuatro coronas bajo los cinco aros y nueve en justas del orbe. Casi nada. A Ledecky todavía le quedan chances en los 200, 400 y 800 estilo libre. Mejor no sigo.

La jornada del martes en Kazán continuó abriendo bocas por culpa del sudafricano Cameron van der Burgh y del alemán Adam Peaty, quienes no quisieron esperar al epílogo y en un par de duelos como para tragarse todo el cloro de las albercas, destrozaron dos veces el tope de los 50 metros pecho. Durante la mañana, Van der Burgh lideró la ronda clasificatoria con plusmarca planetaria (26,62 segundos), superando la anterior de 26,67 que había impuesto el 29 de julio de 2009 en Roma, Italia.

Pero en la tarde, en la fase semifinal, Peaty se molestó con la afrenta y borró de sopetón dicha rúbrica. Cuño nuevo (26,42) y segunda plaza para Cameron, quien registró 26,74, tal vez reservándose para la final de hoy.

Volviendo a Cuba, les comento que Gámez volverá este jueves a la pileta de la urbe europea, para intervenir en el hectómetro, distancia en la cual aparece inscripta con marca de 56,84 segundos. Ese mismo día, competirá su compañero de equipo Armando Barrera en los 200 espalda. Hoy debutará su paisano Luis Vega en los 200 metros combinados.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.