¿Masa por aceleración?

Con tiempo de 10,76 segundos, la altleta jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce paró los relojes este lunes en la final de los 100 metros del Campeonato Mundial de Atletismo

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Con esas piernas tan cortas resulta inexplicable que corra así de rápido. Pero se para ahí, en la misma línea de salida y echa por tierra los preceptos físicos que dicen que velocidad es igual a masa por aceleración —la nena mide 1,52 metros y apenas pesa 57 kilogramos. Solo se me ocurre pensar que tiene un motor escondido en…algún lado del cuerpo o que algo anda mal en los postulados de Newton.

Shelly-Ann Fraser-Pryce se posó en la pista del Nido de Pájaros —remodelada para volar bajito— con unas rastas tan verdes como su fe en sí misma, y un flequillo de margaritas amarillas que bien puede convertirse en moda allá en su Jamaica natal, y una vitrina que asusta con dos títulos olímpicos en el hectómetro (Beijing 2008 y Londres 2012) y otros dos universales (Berlín 2009 y Moscú 2013). Ya todos saben lo que sucedió este lunes en la final de los 100 metros del Campeonato Mundial de Atletismo que acoge la capital china.

Apostar en la arrancada era una verdadera utopía. Entonces la estrategia fue apretar a mitad de camino para derrocar su matriarcado. Y casi le resulta a la holandesa Daphne Schippers, una rubia grande, fuerte y linda que corrió como náufraga hambrienta tras la gallina, pero a la que le faltaron diez metros para probar el sopón.

La chiquitica antillana paró los relojes en 10,76 segundos, con viento en contra (-0,4 m/s). La de los Países Bajos —que de bajos solo tienen el nombre y la geografía— hizo 10,81 (récord nacional). El tercer puesto le correspondió a la estadounidense Tori Bowie (10,86).

Discos que prometen

Mientras, en los primeros amagos del lanzamiento del disco la cubana Denia Caballero avanzó a la final con un tiro de 65,15 metros en el mismo primer intento, lo mejor de la clasificación. También guardó tique su compatriota Yaimé Pérez (62,93). En definitiva cuatro mujeronas lograron registrar la cota exigida para el pase directo (63 metros). Claro que entre las forzudas destacó la marciana con ciudadanía croata Sandra Perkovic (64,51). Mañana a las siete de la mañana será la pugna por el cetro absoluto.

Cerquitica del cielo

Otra que avanzó a la fase definitoria fue la pertiguista Yarisley Silva, quien acompañó a un pelotón de 14 atletas (incluidas sus archirrivales Jennifer Suhr y Fabiana Murer) que sortearon 4,55 metros. El miércoles a las 7:00 a.m será la final.

Precisamente en esa prueba para hombres, volvió a caer el mejor exponente de la actualidad. Renaud Lavillenie no está hecho para citas del orbe. Siempre llega como el gran favorito y nunca triunfa. Por eso no celebró su bronce en Beijing.

El hombre que destrozó la plusmarca del mítico Sergey Bubka (6,16) y actual monarca bajo los cinco aros londinenses, guardó su cuarta presea universal, que como las tres anteriores, tampoco fue dorada. Su mala suerte —o lo que sea— la celebró un niño canadiense de 21 años, repleto de pecas y con el pelo anaranjado, llamado Shawn Barber, y que aún no tiene página ni en Wikipedia, pero sí ostenta un bronce en el Mundial Junior de Barcelona 2012 y el cetro de los Juegos Panamericanos de Toronto. Apunten ese nombre. El jovencito pasó la varilla a 5,90 metros del suelo y no tuvo ni una sola falta.

El alemán Raphael Holzdeppe alcanzó la plata (5,90 y tres fouls en su concurso). Los polacos Pawel Wojciechowski y Piotr Lisek acompañaron a Lavillenie en el tercer puesto, los tres con 5,80.

Todo para Kenia

Entre el resto de los consagrados que retuvieron sus coronas sobresalió el keniano Ezekiel Kemboi, rey de los 3000 metros con obstáculos por cuarta vez consecutiva, ahora dueño de 8:11.28 minutos. La celebración de Kenia se completó con el segundo y tercer puestos de Conseslus Kipruto (8:12.38) y Brimin Kiprop Kipruto (8:12.54).

En los 10 000 metros reinó la también keniana Vivian Jepkemoi Cheruiyot (31:41.31 minutos).

Por su parte, la colombiana Caterine Ibargüen se colgó su segundo oro consecutivo en justas planetarias, merced a un estirón de 14,90 metros.

El miércoles por Cuba también pisarán el Nido de Pájaro el triplista Pedro Pablo Pichardo, la ochocentista Rose Mary Almanza y los vallistas cortos Yordan L O’Farrill y Jhoanis Portilla. Además competirán Zurián Hechavarria en los 400 metros con vallas, la martillista Yirisleydi Ford, la jabalinista Yulenmis Aguilar y Ariallis Gandulla en los 200 metros.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.