Erick, el de los «pies ligeros»

El capitalino Erick Hernández implantó este sábado récord mundial de dominio del balón, sentado y pegándole solo con los pies

Autor:

José Luis López

Una y otra vez, el capitalino Erick Hernández cambiaba de piernas para tocar el balón. Ora con la derecha, ora con la zurda, lo cierto es que este sábado permaneció tres horas, 16 minutos y 31 segundos, sin que el balón Brazuca cayera al suelo. Y esto devino récord mundial de dominio del balón, sentado y pegándole solo con los pies, ante la atónita mirada de los presentes en el lobby del hotel Copacabana, sede del fructífero intento.

Así, Erick quebró la plusmarca anterior que ostentaba el cubano Luis Carlos García (3:15.01), desde el pasado 13 de diciembre del 2014.

Les aseguro que el bien llamado Dominador jamás dio muestras de inseguridad. Ni el calor, ni la incómoda posición del trance, fueron óbices para controlar el balón. Este fue el fruto recogido de su excelente preparación física, en la cual dedicó el 60 por ciento a ejercitar el abdomen y a realizar carreras de largo aliento dos días en cada semana.

«Fueron tres meses de fuerte entrenamiento. Siempre que preparo un récord, dedicó más tiempo al acondicionamiento físico, más allá del dominio del balón propiamente. Ahora se me cansaron mucho la espalda baja, cuádriceps y en especial los glúteos, pues en esa zona cae todo el peso del cuerpo en esta prueba. Pero pude sobreponerme gracias a mi preparación física», comentó Erick a JR.

Simultaneando con el estiramiento regenerativo que recibía tras la ardua «batalla», Erick dijo que en los entrenamientos, con menor iluminación y más calor que el existente en el lobby del Copacabana, había conseguido llegar hasta las tres horas y 33 minutos. Por eso, estaba seguro de que podía conseguirlo.

«Este año me propuse romper tres récords y ya voy por dos. Entonces, como no me gusta «incumplir»,  intentaré el de sentado y solo con la cabeza. Este también lo haré utilizando la Brazuca, porque es la más redonda de la historia, es porosa, absorbe mucho el sudor, no pierde el aire y sus colores permiten que no se te pierda mientras la vas tocando con los pies», concluyó Erick.

Hernández posee récords Guinness por tocar el balón en 319 ocasiones durante un minuto con la cabeza, y por pegarle a la pelota con los muslos durante una hora y 28 minutos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.