Pinceles en el «Sandino»

Los tres duelos entre los Cachorros de Holguín y los Azucareros de Villa Clara concluyeron por lechadas, y los dirigidos por Vladimir Hernández parecen pintores finos en estos inicios de campaña, pues sus cuatro victorias han sido por esta vía

Autor:

Norland Rosendo

Luego de dos tercios de juego en los que engarces de lujo y desacertados corridos de las bases se confabularon para mantener el abrazo a cero en el partido del adiós entre los Cachorros de Holguín y los Azucareros de Villa Clara, en el inning de la suerte los anaranjados lograron pisar por primera vez el home ante el novel lanzador Wilson Paredes, anotación que, a fin de cuentas, bastaba para ganar el desafío.

Una entrada después, los anfitriones Javier Fuste y Andy Sarduy dispararon batazos de vuelta completa para asegurar el éxito. En el caso del receptor Fuste, este fue su primer jonrón en series nacionales.

Curiosamente, los tres duelos concluyeron por lechadas y los dirigidos por Vladimir Hernández parecen pintores finos en estos inicios de campaña, pues sus cuatro victorias han sido por esta vía, todas a domicilio.

En su segunda salida al montículo, Freddy Asiel Álvarez volvió a demostrar que en esta pelota hay pocos con la calidad de él, solo que el alto mando naranja decidió reemplazarlo para que descansara un inning antes de que sus compañeros se fueran delante en el marcador. Su relevo, el joven Reinier Sánchez, se apuntó así su primer triunfo en este tipo de certámenes.

Mientras, en el estadio Latinoamericano, los Azules dividieron ayer con los Piratas de La Isla para asegurar su buen paso en el torneo. A primera hora la familia Gourriel (Yulieski y Lourdes junior) no tuvieron misericordia con el pitcheo pinero y le dieron con todo, incluidos tres cuadrangulares, dos de ellos firmados por el hermano mayor.

A ellos se sumó en eso de poner la pelota más allá de los límites el veterano Carlos Tabares, quien también demostró que en el corrido de las bases sus mañas le reportan buenos dividendos todavía.

En el juego del cierre, los Piratas asaltaron la embarcación de Javier Méndez y se impusieron con pizarra de 5 a 2, apoyados en el relevo de Wilber Pérez y un bambinazo de Michel Enríquez.

Los Tigres avileños, reyes de la selva de la pelota cubana actual, continúan con su buen rugido y dejaron fuera de combate a sus vecinos de Camagüey en siete entradas, con otra loable actuación monticular de Vladimir García.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.