Cocodrilos en el fango

Los matanceros continuaron su espiral en caída, dejando claro que el paso por la geografía oriental ha sido un verdadero martirio

Autor:

Raiko Martín

Industriales y Matanzas, dos de los equipos que cuentan —por los más diversos motivos— con una legión de seguidores y detractores a lo largo del archipiélago, cayeron en desgracia casi al unísono. Solo que los capitalinos, después de cuatro tropiezos al hilo, burlaron este viernes la barrida que se les venía encima. Los Cocodrilos, en cambio, continuaron su espiral en caída, dejando claro que el paso por la geografía oriental ha sido un verdadero martirio.

Su duelo del jueves, suspendido por lluvia, no pudo recuperarse por similares motivos, así que la escoba que los matanceros miraban por el espejo retrovisor, quedó aplazada. No obstante, no lograron evitar otro desliz ante los Leñadores tuneros, y sumados los tres reveses sufridos en Granma ya van cinco de forma sucesiva.

Mirada la trayectoria, los Cocodrilos no han perdonado a presas menores como los Toros agramontinos o los Huracanes de Mayabeque, pero les ha costado imponerse a equipos con mayor empaque. Ahora frente a los tuneros, volvió a fallarles el pitcheo, tanto abridor como de segunda línea, y el bateo, sobre todo a la hora de producir carreras, sigue con altibajos.

El zurdo Yoanni Yera apenas pudo completar un tercio de su apertura, y además de permitir siete imparables, soportó cinco anotaciones, todas inmaculadas. Ni Yosvani Pérez, y mucho menos sus rescatistas Ernesto Iglesias y Adrián Sosa pudieron contener las estocadas en los innings finales, y eso hizo de la remontada una utopía.

Evidentemente, Yera no ha tenido un buen arranque. En seis aperturas presenta balance de un triunfo y par de fracasos, le batean para .313 y su promedio de carreras limpias es de 5.10. Los números de Jonder Martínez, el otro pilar del staff, tampoco brindan muchas luces. A pesar de sus tres triunfos, ha tropezado par de veces y su PCL roza las seis anotaciones. Tal vez por ahí estén las claves, pero no son las únicas.

En cambio, al alto mando encabezado por Javier Méndez le respondió Ian Rendón, quien en seis entradas de actuación apenas soportó tres hits y ponchó a cuatro villaclareños. El doble de Juan Carlos Torriente que empujó dos carreras en el mismo inicio le hubiese bastado para facturar su éxito, pero dos entradas más tarde el más joven de los Gourriel despachó un cuadrangular con las bases llenas que, junto al buen relevo de Héctor Ponce, apuntaló el triunfo.

Así, en cuatro quedó la racha adversa de los capitalinos, que batearon 11 indiscutibles, entre ellos uno de Stayler Hernández, quien de hombre proa lleva 14 desafíos seguidos conectando al menos un hit.

Como ya sucedió el pasado miércoles, la lluvia volvió a mutilar partidos, con el costo-beneficio que eso implica. Por ejemplo, en el segundo acápite pudiéramos ubicar a los artemiseños, quienes esquivaron la escoba santiaguera con un racimo de cuatro anotaciones en la sexta entrada, justo antes de que el aguacero detuviera las acciones en su cuartel general.

Algo similar ocurrió en el Cándido González, donde los anfitriones agramontinos igualaban su pulso con la novena de Mayabeque hasta que anotaron una carrera en la parte baja del séptimo capítulo. Acto seguido aparecieron las precipitaciones que obligaron al árbitro Osmani Brito a detener definitivamente las acciones.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.