Un trote más lento

El empuje de los Elefantes cienfuegueros pudo más que la tenacidad de los Alazanes granmenses

Autor:

Raiko Martín

A cada quien le toca su hora, dicen por ahí, y tal parece que está siendo el momento en el que los Alazanes granmenses, de impresionante trote en la primera mitad del calendario correspondiente a la fase inicial de la campaña, empiezan a disminuir el paso. Este viernes, como visitantes, cedieron ante el empuje de los Elefantes cienfuegueros, resultado que se traduce en la segunda subserie que pierden en forma consecutiva.

Para tratar de equilibrar el pulso tras el tropiezo de la fecha anterior, los dirigidos por Carlos Martí atacaron temprano los envíos del jovencito Luis Najarro, quien había lucido muy bien cuando le lanzó a Industriales. Un boleto y cañonazos sucesivos de Guillermo Avilés y Yordanis Samón desabrocharon el marcador en la misma primera entrada.

Mientras, en la otra lomita, Lázaro Blanco tuvo un primer tercio tranquilo hasta que el doblete de Juan Miguel Soriano equilibró el marcador. Lo peor sucedió en el séptimo —ya con el diestro en las duchas— cuando un racimo de cuatro inclinó la cuesta de los visitantes, pero no fue lo único. Luego llegarían los estacazos consecutivos de Yuniel Ibáñez y Soriano que sellaron un desenlace que permite a los sureños asediar la zona de clasificación.

Para los granmenses es la segunda vez en el torneo que pierden dos partidos seguidos, y significa su cuarto fracaso en las últimas cinco presentaciones. Sin dudas, su poderosa ofensiva ha entrado en recesión, pues en ese lapso apenas ha producido como promedio para dos carreras por partido. Coincide que la mala racha le ha llegado fuera de casa, donde presenta balance desfavorable de 6-8, completamente diferente al 10-1 que exhiben como locales.

Esta vez lograron superar la barrera de los diez imparables, algo que no hacían desde el pasado 23 de septiembre, cuando cedieron ante los campeones avileños. Pero como aquel día, el pecado estuvo ahora en dejar a 11 corredores en bases esperando el oportuno batazo.

Más allá de los malos pasos granmneses, hay que reconocer el excelente relevo de seis entradas protagonizado por Carlos Ramírez y el feliz cierre de Daniel Pérez. Lo más curioso es que este último aparece inscrito como jugador de cuadro, y ya tiene su primer salvamento de la temporada.

En otros resultados sorprendentes sucedidos bajo la luz del sol, los Cazadores artemiseños exorcizaron el maleficio del Cristóbal Labra pinero y derrotaron nuevamente a los Piratas, en cierta medida perjudicados por la decisión polémica sobre el out por un batazo que terminó picando en la grama del jardín central.

Además, Camagüey blanqueó a Villa Clara y aprovechó de esa forma el cerrado desliz de Mayabeque como locales ante Holguín para despegarse de los Huracanes en el fondo de la tabla de posiciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.