Repartiendo leña

Este miércoles, los Leñadores completaron la barrida y sumaron su quinta victoria seguida, para así mejorar su ya óptima racha

Autor:

Raiko Martín

Se presagiaba un tenso pulso por el calibre de los abridores, y así fue después de nueve entradas. Después del cañonazo de recibimiento, el anfitrión Miguel Lahera recetó par de ponches seguidos para liquidar la entrada. La apertura de Yoalkis Cruz tuvo el mismo inicio, solo que un doble play fue la llave para pasar el cerrojo.

En lo adelante, las novenas de Las Tunas y Artemisa se lanzaron a la batalla cuerpo a cuerpo. La llegada del oriente, con la escoba en la mano. La de casa, aferrada al orgullo, dispuesta a poner a salvo el honor.

El equilibrio se rompió en el cuarto episodio, pero no fue hasta la parte alta del octavo que Lahera dio signos de debilidad. Le regaló un boleto a Jorge Jhonson, el «reconvertido» Southerán le conectó un hit, y después de un sacrificio de manual, Dainier Rodríguez fletó las dos carreras que redondearon el marcador final con un incogible al jardín central.

Ahí mismo llegó al rescate de Israel Sánchez, pero su efectividad fue estéril. Yoalkis nunca dejó de dominar durante ocho entradas en que permaneció activo y solo permitió cinco imparables. Los tres últimos outs estuvieron a cargo del novato Diego Granado, quien le dio pelotazo a Urgellés, pero supo controlar los posibles daños.

De tal forma, los Leñadores completaron la barrida y sumaron su quinta victoria seguida, para así mejorar su ya óptima racha, que hasta el momento era de cuatro éxitos. En lo que va de campeonato han puesto rodilla en tierra solo en par de subseries, y si echamos un vistazo al espejo retrovisor, vemos que han salido airosos en 13 de sus últimos 16 compromisos. Y en ese trayecto, sus jugadores han talado poderosos troncos que sostienen a equipos como Granma, Industriales o Matanzas.

Cuando falta solo un tercio de calendario para el primer corte, los dirigidos por Ermidelio Urrutia permanecen en la zona de clasificación y parecen destinados a la supervivencia. Conforman uno de los cuatro equipos que hasta ahora presentan balance positivo tanto fuera (11-6) como en casa (7-4), y la estabilidad en los diferentes renglones del juego les ha acompañado hasta el momento.

Antes del juego de este miércoles, el promedio ofensivo (.297) era el segundo mejor del campeonato. No hay que soslayar que las incorporaciones de los guantanameros Southerán y Vismay Santos han redondeado la propuesta de los Leñadores, pero el peso con el madero lo llevan nativos como Yosvani Alarcón (.419 de average, 29 carreras impulsadas, siete vuelacercas y 15 extrabases), su hermano Yordanis (.361), el experimentado Danel Castro (.302) y el propio Jhonson (.330), todos habituales en la medular del line up.

Además de Yoalkis —quien mejoró el 1.58 de su promedio de carreras limpias—, otros como Ubisney Bermúdez y el zurdo Yudiel Rodríguez están teniendo una buena campaña y juntos suman 11 de los 18 triunfos del equipo.

En los próximos días los dueños del bosque encaran par de subseries complicadas. La primera, como anfitriones de la tropa pinareña, y luego, como visita de unos Elefantes cienfuegueros que andan desaforados y rompiendo cuanto pronósticos se le cruza en el camino. Los sureños acaban de «destripar» a los vigentes campeones avileños con el segundo súper KO de la temporada, por coincidencia en jornadas sucesivas. Además, es la primera victoria antes del límite para los paquidermos y la única derrota que han sufrido los Tigres sin llegar al noveno inning.

Clasifiquen o no, son los Elefantes los «eléctricos» del torneo, o como ya le dicen sus seguidores, los «Matagigantes», pues con sus pisadas han sufrido muchos de los favoritos en este tramo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.