Un chispazo en la oscuridad

El reaparecido lanzador granmense Leandro Martínez exhibe un trayecto perfecto con balance de tres éxitos sin fracasos

Autor:

Raiko Martín

El béisbol cubano, no es un secreto, atraviesa por ciertas carencias, y visto los últimos acontecimientos, la ausencia de lanzadores zurdos de alta fiabilidad está entre ellas. Por eso, apreciar una notable faena monticular como la del reaparecido granmense Leandro Martínez aporta sensaciones como las de descubrir agua en el desierto.

A sus 35 años, Leandro se enfrenta a su octava temporada, toda una rareza. Y después de perderse la anterior campaña, ahora exhibe un trayecto perfecto con balance de tres éxitos sin fracasos, el último de ellos forjado frente a una batería que ha exhibido músculo como la de Industriales.

Con buen dominio de sus lanzamientos, siempre bordeando la zona de duda —puede ser el motivo de sus cuatro boletos—, apenas toleró tres imparables y no permitió carreras durante siete entradas de actuación. De esa forma, mejoró el espectacular promedio de carreras limpias de 1.51 que amasaba antes del duelo, y también debe haber descendido notablemente el .199 que le promediaban los bateadores contrarios.

En contraste, volvió a correr con la peor suerte el también zurdo Yoanni Yera, entre las figuras relevantes de esa mano en las últimas selecciones nacionales. El yumurino lanzó ahora poco más de siete innings y soportó las cuatro anotaciones limpias —ocho imparables en el proceso— que necesitó Villa Clara para poner la escoba muy cerca de los Cocodrilos. El revés, tercero de Yera en lo que va de torneo, hizo regresar las malas vibras a los aficionados matanceros, pues el equipo quedó nuevamente por fuera de la zona de clasificación.

En la jornada sabatina los Piratas pineros se colocaron en posición de ahogar a los inspirados Elefantes cienfuegueros, y a los Cachorros holguineros solo les queda una mordida para devorar completamente a Sancti Spíritus, mientras que Pinar del Río, Guantánamo y Santiago de Cuba pusieron en equilibrio sus particulares batallas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.