De regreso al firmamento

Cuba reconquista la supremacía en el Mundial de Boxeo

Autor:

José Luis López

Desde la partida de la bien dotada selección cubana de boxeo hacia Doha, Catar, eran casi «cantados» dos títulos en el Campeonato Mundial que expiró este jueves en la Arena Ali Bin Hadam: los del peso ligero Lázaro Álvarez y del semicompleto Julio César La Cruz. Y ellos lo sabían.

Cada uno llevaba en sus maletas el poderoso argumento que brinda ser doble monarca del orbe. En sus guantes resplandecía un excelente arsenal técnico-táctico, capaz de neutralizar a cuanto rival intentara «entrometerse» en su cita con ese ansiado tercer cetro.

Uno tras otro fueron cayendo sus rivales hasta que la víspera concretaron un sueño hasta ahora posible solo para muy pocos elegidos. Fueron ellos los encargados de cerrar de la mejor manera —a pesar del tropiezo del mosca Yosbany Veitía— una actuación histórica, pues desde hace exactamente una década ninguna escuadra cubana había abrazado la gloria en este tipo de certámenes.

La celebración por el regreso al trono había comenzado la jornada anterior, y terminó con cuatro reinados a buen recaudo. Además, los discípulos del entrenador jefe Rolando Acebal se adueñaron de dos medallas de plata y una de bronce, para confirmar que el camino de regreso a la élite fue transitado con acierto.

Rusia firmó par de cetros, en tanto Azerbaiyán, Irlanda, Marruecos y Francia acuñaron los cuatro restantes. Cuba consiguió también como premio otro boleto olímpico, por intermedio del minimosca Joahnys Argilagos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.