Un pacto rumbo a Río

En su debut mundial, el gimnasta Manrique Larduet se convirtió en el primer cubano en acceder al podio del concurso all around con registro de 90.698 unidades, solo por detrás del legendario Kohei Uchimura, quien retuvo la corona por sexta vez consecutiva

Autor:

Julieta García Ríos

«Ya le dije a Randy (Lerú) que se vaya preparando porque vamos a desfilar juntos con la delegación cubana en Río de Janeiro el próximo año», confesó con certeza Manrique Larduet Bicet a la prensa, luego de regresar este lunes a La Habana junto a quienes le acompañaron en el 46 Campeonato Mundial de Gimnasia Artística, que hasta el pasado domingo se celebró en la ciudad escocesa de Glasgow.

De la cita universal Manrique regresó con el boleto olímpico, una medalla de plata en all around, otra de bronce en barras fijas, y con la promesa cumplida a su amigo y compañero de equipo.

Sucede que ambos hicieron un pacto: Manrique alcanzaba una medalla en las finales por aparato para asegurar su clasificación directa a los próximos Juegos Olímpicos, y así le daba la oportunidad a Randy de buscar su plaza en el Torneo preolímpico que el próximo abril se realizará en Brasil.

«Yo le cumplí. Ahora le toca a él quedar allí entre los 18 mejores gimnastas del all around», sentenció.

La hermandad caracteriza al santiaguero que, con sus 19 años de edad, fue el medallista más joven del certamen planetario.

A su regreso, acompañado por autoridades del Inder y alumnos de la Escuela Nacional de Gimnasia que fueron a recibirlo, también habló de la elegancia del Mundial. «Una especie de show donde daban promoción antes de empezar la competencia, similar a las de boxeo» y contó de sus grandes graderíos, pero nada lo distrajo de sus objetivos.

Él se dejó llevar por los consejos de su preparador, quien lo conduce por exitosos caminos desde que juntos comenzaron una carrera deportiva hace diez años atrás. Se concentró y dejó que saliera la maestría alcanzada por tantas horas de entrenamientos.

Joven, igual que Manrique, es Carlos Gil (30 años), quien comentó estar viviendo algo grande. «No hay una sensación que iguale la del deber cumplido. Hoy soy un hombre feliz», expresó quien siente que con su entrega, valida la idea de Fidel de construir la Escuela de Nacional de Gimnasia. Esa donde se forman Manrique Larduet, Randy Lerú, Marcia Videaux y Dovelis Elena Torres, los atletas que luego de 12 años hicieron que Cuba regresara a un campeonato del mundo.

Por su buen desempeño, Marcia, al igual que Randy, buscará su boleto a Río de Janeiro el próximo año.

Hasta ahora, solo Erick López (plata en paralelas) y Charles León (bronce en salto) habían alcanzado el podio mundialista, ambos en el Campeonato correspondiente al año 2001, en  la ciudad belga de Gante.

En su debut mundial, Manrique —de 1.58 centímetros de estatura y 63 kilogramos de peso—, se convirtió también en el primer cubano en acceder al podio del concurso all around con registro de 90.698 unidades, solo por detrás del legendario Kohei Uchimura (92.332), quien retuvo la corona por sexta vez consecutiva.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.