Un tablero sobre el diamante

Con apenas lo visto durante dos juegos a su paso por Corea del Sur, el alto mando cubano tiene ahora la tarea de valorar la posible alineación titular y el lanzador abridor para el primer compromiso

Autor:

Raiko Martín

En el béisbol moderno el «espionaje» es un arma tan importante como las que se ponen sobre el diamante de juego. La selección cubana llegó a la ciudad de Taichung, sede de sus compromisos en la fase de grupos, con apenas lo visto durante su paso por Corea del Sur, donde hizo escala previa para sostener par de duelos amistosos frente a la selección de ese país.

Sin embargo, también llega con la desacostumbrada ventaja de conocer —al menos eso imagino— bastante de su primer rival, pues en el equipo de Canadá abundan los hombres de la escuadra que se consagró en los Juegos Panamericanos del pasado verano.

Antes de partir, el estratega Víctor Mesa explicó a la prensa que barajaba tres opciones para esa apertura inicial, en dependencia de la cantidad de bateadores zurdos que presentara la nómina norteña. Y según lo divulgado en la página web oficial del torneo, el roster canadiense presenta seis bateadores zurdos y uno que lo hace desde ambos lados del home.

Así las cosas, la carta previa señalada era la de Yoanni Yera, pero el zurdo yumurino no estuvo nada bien en su apertura en Seúl. Las otras eran los lanzadores derechos Freddy Asiel Álvarez y Yosvany Torres, pero solo el vueltabajero tuvo un desempeño notable frente al elenco sudcoreano.

Acerca de la disposición sobre el diamante, sigue siendo una duda la responsabilidad inicial detrás del plato, mas me inclino por el tunero Yosvani Alarcón, por su mayor poder de fuego, algo que necesitará un equipo que apenas pudo producir par de carreras en los dos partidos previos.

El tirador rival pudiera condicionar la presencia de algunos zurdos en la tanda, pero debe estar Malleta como inicialista. La forma presentada por Yulieski Gouriel lo convierte en inamovible en la antesala, con Yorbis Borroto y Rudy Reyes como paracortos y camarero, respectivamente, para completar el cuadro.

Los jardines serían un campo para decidir, aunque por agilidad me inclino por Alfredo Despaigne como designado, la función que ocupó la mayoría de las veces durante su más reciente incursión en la liga profesional nipona. La condición de siniestros de Julio Pablo Martínez y Styler Hernández tal vez condicionaría la presencia de ambos como titulares de forma conjunta, lo que unido a lo acertado al bate que anda el menor de los Gourriel —firmó la conexión más larga y sólida en el segundo juego contra los sudcoreanos—, añade más incógnitas a la hora de elegir.

A partir del desenlace de ese primer cruce pudieran generarse algunas variantes. Sin ser un trabuco, el equipo cuenta con alternativas interesantes para encarar diferentes circunstancias, pero será fundamental mover las fichas con acierto para redondear un resultado loable. Sobre todo las que integran el bullpen, pues en los últimos tiempos hacer encajar las piezas disponibles ha sido un verdadero acertijo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.