¡Un diamante de medio siglo!

El emblemático parque de Villa Clara ha sido testigo de importantes acontecimientos beisboleros a lo largo de sus 50 años como cuartel general de las novenas de la central provincia

Autor:

Osvaldo Rojas Garay

Una de las principales plazas beisboleras del país, el estadio Augusto César Sandino, celebró el pasado viernes sus primeros 50 años «de vida», en los que ha sido testigo de emocionantes momentos para la afición beisbolera de la provincias centrales del país.

Dos años antes de su apertura, durante la inauguración de la III Serie Nacional, el 2 febrero de 1964, el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, había abordado el tema de la construcción de un parque beisbolero en la principal urbe villaclareña, cuando alguien del público le dijo: «Fidel, en Santa Clara, se necesita un estadio mayor. En el de ahora caben muy pocos aficionados y el entusiasmo allí por el béisbol es mucho».

«Sí. Hay que hacer un estadio para Santa Clara —le respondió el Comandante en Jefe. Se necesitan más estadios de los que se pueden hacer. El de Oriente ya está. Santiago tiene uno nuevo. En Guantánamo creo que se está construyendo otro. En Santa Clara, hay que hacer uno, porque tiene una participación importante en el béisbol».

Así, aquel 8 de enero de 1966 el sueño se hizo realidad. Con un éxito de Centrales sobre Industriales, con pizarra de 4-3, la ciudad de Marta Abreu y el Che, entonces capital de la antigua provincia de Las Villas, comenzó a disfrutar de su anhelado parque beisbolero.

Desde entonces, muchas hazañas han sido bordadas en este estadio, orgullo de los villaclareños. Apenas ocho días después de su inauguración, Aquino Abreu rubricó el primer juego de cero hits cero carreras en nuestras Series nacionales. La proeza fue repetida más tarde por el legendario José Antonio Huelga, Alfredito García, Nivaldo Pérez —primero frente al bate de aluminio en selectivas—, Mario Véliz, Jorge Luis Valdés y Freddy Asiel Álvarez.

Aquino Abreu brilló en el Sandino. Foto: Juan Moreno

Allí ocurrió además un hecho único en la pelota revolucionaria, cuando el 12 de noviembre de 1998, el antesalista villaclareño Rafael Orlando Acebey registró un triple play sin asistencia ante el plantel de Industriales. Igualmente se han anotado otros sucesos inéditos como el protagonizado por el desaparecido inicialista Inocente Miranda, quien el 11 de marzo de 1969 no sacó outs en un partido entre Las Villas y Habana, así como las dos carreras impulsadas por Albertico Martínez con un fly de sacrificio a costa del pitcheo pinareño en la Selectiva de 1983.

También en el cuartel general de los anaranjados, en diciembre de 2006, durante la subserie Villa Clara-Matanzas, Yanet Moreno se convirtió en la primera mujer en actuar como árbitro en series nacionales. Y el 13 de mayo de 1969, el Sandino fue testigo de la última presentación pública de Martín Dihigo —uno de los cuatro cubanos exaltados al Salón de la Fama de Cooperstown, Estados Unidos—, al ser invitado a realizar el primer lanzamiento en un juego correspondiente a la II  Serie de las Estrellas.

En este parque beisbolero los aficionados villareños se deleitaron con el segundo de los tres títulos de los inolvidables Azucareros en la temporada de 1971. Luego de la nueva división político-administrativa de 1976, los villaclareños vibraron de emoción con las coronaciones del elenco anaranjado en las campañas de 1993-1994, 1994-1995 y 2012-2013, en esta última con Ariel Pestano marcando la diferencia en el encuentro decisivo, con un jonronazo de oro en el sexto capítulo frente a Matanzas con los ángulos congestionados.

Asimismo el «Sandino» ha sido sede de dos Copas José Antonio Huelga, del Campeonato Centroamericano Universitario de 1983, de varios partidos de las citas del orbe de 1971 y 1973 y en la IV Copa Intercontinental (1979) sirvió de escenario a la primera presentación de un equipo amateur norteamericano en una justa importante organizada en la Mayor de Las Antillas después del triunfo de la Revolución. En aquella selección norteña sobresalían, entre otros, los nombres de Terry Francona, Joe Carter y el lanzador Ken Dayley.

Figuras relevantes de la música internacional  brindaron lo mejor de su repertorio en esta instalación. En 1975, recordamos, por ejemplo, las presentaciones de Joan Manuel Serrat, Lucecita Benítez, la desaparecida Sonia Silvestre y Danny Rivera. Más cercano en el tiempo han actuado estrellas del pentagrama cubano como el dúo Buena Fe, Descemer Bueno, Alexander Abreu y Habana D’ Primera, Raúl Paz, Waldo Mendoza, Elito Revé y su Charangón y Baby Lores.

El primer juego

Correspondió a Centrales e Industriales ser los animadores del juego que dejó inaugurado el Sandino, el cual favoreció a los primeros, con crédito victorioso a la cuenta de Rolando Macías y revés de Manuel Hurtado.

Por los triunfadores Juan Canillita Díaz (cf) bateó de 2-2; Juan Mirabal (1b), de 3-0; Ricardo Mesa (rf), 4-1; Erwin Walters (lf), 4-1; Mariano Álvarez (2b), 3-0; Owen Blandino (3b), 4-2; Ramón Fernández (ss), 4-2; Jesús Oviedo (c), 4-1 y el serpentinero vencedor, Rolando Macías, bateó de 3-1.

Industriales alineó con Tony González (ss), de 3-0; Antonio Ñico Jiménez (lf), 4-2; Urbano González (3b), 3-2; Osvaldo Toledo (1b), 4-1; Ángel Fuentes, (cf), 3-0; Ángel Suárez, (rf) 4-0; Eulalio Linares (2b), 2-0; Jesús Jufré (c), 2-0; Manuel Hurtado (lanzador perdedor), 1-1. Después entraron los serpentineros Inocente Álvarez, de 1-0; Rolando Quicutis (no tuvo vez oficial al bate) y Elpidio Páez, 2-0, así como Lázaro Martínez, de 2-0; Euclides Hernández, 1-0; Manuel Toledo (no tuvo vez oficial al bate); Agustín Marquetti , 1-1; Germán Águila (no tuvo vez oficial bate) y Alejandro Martín, que tampoco tuvo vez oficial al bate.

Curiosamente, al final del campeonato, Industriales se agenció su cuarta corona sucesiva y Centrales se alojó en el sótano.

Aquellas visitas inolvidables

Transcurridos diez días desde su apertura, se produjo la primera visita de Fidel al Sandino. Sucedió el martes 18 de enero de 1966, ocasión en que rivalizaron Centrales y Orientales. Recién había concluido la Conferencia Tricontinental de La Habana y nuestro líder histórico llegó acompañado de uno de los participantes en el evento, Amílcar Cabral, presidente de Guinea Bissau.

Ese mismo año, exactamente el 6 de febrero, ocurrió la segunda visita del Comandante en Jefe. Para entonces Aquino Abreu ya había realizado su gran proeza de lanzar dos juegos de cero hits cero carreras en forma consecutiva. «Aquel día —recuerda el ídolo de Cumanayagua, aunque vive desde hace varios años en Manicaragua—Fidel me dijo: «Vine a romperte el no hit no run. Cuando termine el segundo juego tú me vas a pitchear. No vayas a tener miedo de darme un pelotazo». Al concluir el segundo partido de la tarde entre Centrales y Orientales —agrega— salió para el terreno, mientras yo calentaba. Al principio le tiré flojo, pero él se percató, se fue hasta el box y exclamó: «Me estás engañando, con eso tú no le das un no hit no run a nadie. ¡Lanza fuerte, no tengas miedo!»

Durante su actuación como bateador Fidel conectó roletazo al campo corto, machucón a segunda, un fly de foul, y al quinto lanzamiento, disparó hit al jardín central. Mostró su inconformidad con una bola pegada, que el árbitro Mario Cossío decretó strike, y con rolling a la inicial, finalizó su estancia en el cajón de bateo. «Cuando terminó de batear —señala Aquino—-, me puso la mano en el hombro y en tono jocoso comentó: «Ahora te puedes ir a bañar y a descansar, que ya te rompí el no hit no run».

El 4 de mayo de 1974, Fidel presenció en el Sandino el juego que decidió la XIII Serie Nacional, ganado por Habana contra Azucareros, una carrera a cero. Fuera del ámbito deportivo, el 9 de diciembre de 1966, la instalación que lleva el nombre del héroe nicaragüense, sirvió de escenario a la clausura, por parte de nuestro líder, de la V Plenaria de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), que se había desarrollado en Ranchuelo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.