Se parte la tabla

La mayor responsabilidad en este quiebre la tienen los Cocodrilos yumurinos, que este lunes le propinaron una inmaculada dentellada a los Cachorros holguineros

Autor:

Raiko Martín

Sin compilar el juego nocturno entre Ciego de Ávila e Industriales en el Latinoamericano, la tabla de posiciones de la presente temporada beisbolera ya estaba quebrada justo al medio. Además de los vigentes monarcas avileños, Pinar del Río, Industriales y Matanzas copaban los puestos de clasificación a la postemporada, mientras que Holguín se unía a Granma, Las Tunas y La Isla de la juventud para formar un grupo que se alejaba peligrosamente de la supervivencia, justo cuando pasamos el ecuador del segundo tramo del torneo.

La mayor responsabilidad en este quiebre la tienen los Cocodrilos yumurinos, que este lunes le propinaron una inmaculada dentellada a unos Cachorros holguineros que viven, sin dudas, un mal momento.

Esta vez el refuerzo espirituano Javier Vázquez dejó muy buena impresión sobre la lomita matancera, y en cinco entradas apenas permitió tres imparables. La última mano de lechada la dio el ex villaclareño Yosvani Pérez, quien firmó su noveno rescate de la temporada.

Ambos desempeños fueron bien acompañados por un ataque de ocho imparables y una defensa perfecta. En la misma apertura Yurisbel Gracial remolcó la primera carrera después de un hit a la pradera central con todas las almohadillas ocupadas, y dio la estocada final con doble al jardín derecho, a la altura del quinto episodio, siempre frente a Carlos Santiesteban.

Mientras, el pulso por escapar del sótano tuvo resultados divididos durante la doble cartelera en el ultramarino Cristóbal Labra. En la mañana, los Piratas pineros le enfilaron los cañones al abridor tunero Yoalkis Cruz para que no pudiera completar siquiera el primer episodio. Ambos elencos se dieron gusto en el cajón de bateo —26 imparables entre los dos bandos—, pero más productivos fueron los de casa para redondear la decena de anotaciones.

En el choque del cierre, la visita logró desdibujar una desventaja que parecía holgada y equilibró la pizarra, con castigo para el importado guantanamero Pedro Agüero. Después, la familia Alarcón se encargó de establecer diferencias, Yordanis con un doble en el séptimo acto empujó a dos compañeros, y Yosvani con un fly de sacrificio en el noveno inning para el puntillazo.

También paridad hubo en la más occidental de las provincias, donde la armada vueltabajera se colgó de los brazos de Erlis Casanova y Frank Medina para maniatar la artillería de los granmenses y asegurar el éxito. En la segunda batalla las acciones se extendieron hasta la 12, y con mejor aprovechamiento de la Regla IBAF, los Alazanes lograron devolver el golpe.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.