Una piedra por partida doble

El rendimiento de la joven cubana Idalys Lovet en el Torneo Latinoamericano de Tenis de Mesa puede catalogarse de alentador por varias razones

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Aunque los deseos de avanzar hasta las instancias decisivas en dos de los organigramas del Torneo Latinoamericano de Tenis de Mesa se le hicieron aguas a la joven cubana Idalys Lovet, su rendimiento en dicha lid, concluida el pasado domingo en Puerto Rico, se puede catalogar de alentador por varias razones.

La capitalina de 18 años se vio frenada en sus propósitos de continuar en pugna, tanto en el certamen individual femenino, como en igual competencia para menores de 21 años, y la «culpable» fue la boricua Adriana Díaz. Los seguidores de este deporte comprenderán que la bestia negra de Lovet en esta lid es un diamante fraguado que desde ya está imponiendo respeto en la arena internacional, a sus 15 primaveras.

Nuestra única representante en este evento abrió con cómoda victoria de 3-0 (11-8, 11-7 y 11-5) sus andanzas en el sub 21 y la derrotada fue la dominicana Yasiris Ortiz. En octavos de final tendría como contrincante a Díaz, principal tenimesista del área, por lo que la opción de continuar en activo se pintaba bastante escabrosa para la habanera. El favoritismo de la puertorriqueña surtió efecto, con éxito en cuatro tiempos (11-8, 8-11, 11-6 y 11-6), y una hegemonía constante que se coronó con el título, al doblegar en la final a su hermana Melanie Díaz.

Pero la malicia deportiva de la puertorriqueña no terminó ahí, pues se volvió a enfrentar en el cuadro final a Lovet, quien culminó segunda con cinco puntos en su grupo 12 durante la primera fase. Esa ubicación fue resultado de dos triunfos (ambos por barrida ante la colombiana Luisa Zuluaga y la trinitiaria Catherine Spencer) y un tropiezo en cuatro sets frente a la líder de la llave, la peruana Ángela Mori.

Posteriormente Lovet debutó con un triunfo importantísimo en el cuadro final, toda vez que su contrincante de turno, la argentina Camila Argüelles, la superaba en experiencia, edad y roce competitivo. Sin embargo, la antillana no creyó que la sudamericana tuviese en su hoja de ruta un Campeonato Mundial, y la sonrisa llegó por 4-2 (11-9, 11-5, 11-9, 10-12, 10-12 y 11-6). De nuevo en la ronda de los 16 mejores, fue que rivalizó con la puntera del continente y la derrota se consumó por 4-1 (11-1, 11-7, 11-4, 10-12 y 11-4).

No obstante las derrotas de la cubana en la fase de octavos, le arrancó par de mangas a una jugadora muy calificada y con perspectivas prometedoras a nivel mundial como lo es Ariadna Díaz, titular del orbe por equipos (categoría cadete) en la ciudad egipcia de Sharm El-Sheikh.

Esta competencia devino un termómetro para Lovet de cara al clasificatorio olímpico programado para abril en Chile, puesto que allí repetirán un número considerable de las atletas participantes en la justa recién concluida.

El Torneo Latinoamericano reafirmó la fuerza continental que posee Brasil, ya que se agenció los títulos en los colectivos de ambos sexos, en el doble mixto y en las justas individuales en ambas ramas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.