Se escucha un rugido

A la espera del resultado nocturno de los holguineros, la tropa habanera respiraba un tanto aliviada gracias a los cuatro juegos y medio de ventaja. Por delante asoman dos rivales del calibre de Matanzas y Pinar del Río, frente a los que amarrar el boleto a semifinales no será rugir y esperar

Autor:

Raiko Martín

No fueron pocos los parciales capitalinos que vieron fantasmas en la reanudación de la campaña beisbolera. Industriales, de paso por Holguín, necesitaba al menos un triunfo para la tranquilidad, pues de terminar «casados» con los Cachorros en la tabla de posiciones, el resultado particular hablaría a su favor.

Sin embargo, los Azules fueron barridos, y acto seguido, tropezaron a su entrada en Las Tunas. Preocupaba el mal paso, pero también la reacción del grupo por la salida de dos de los hermanos Gurriel, sin duda entre sus principales artilleros en el torneo. Como si fuese poco, el estadio Latinoamericano quedaba descartado como escenario para una posible recuperación.

Todo eso parece ser un episodio en su trayecto a la postemporada, pues desde entonces los dirigidos por Javier Méndez han conseguido cinco triunfos consecutivos, el último de ellos este martes para certificar una importante barrida sobre los siempre peligrosos Piratas pineros.

En el Nelson Fernández, de San José —casa prestada para lo que queda de calendario regular— los Leones volvieron a disfrutar de una buena apertura monticular, otra vez protagonizada por alguien de «fuera».

No fue tan dominador como un día antes Entenza, pero el refuerzo espirituano Yamichel Pérez se las arregló para esquivar todos los intentos de asalto y completar seis entradas de actuación. Cuando abandonó la lomita, ya sus compañeros habían fabricado el ramillete salvador de cuatro anotaciones, par de ellas empujadas por el oportuno hit con bases llenas de Carlos Tabares, quien sumó tres imparables en cinco turnos.

La guinda del pastel la puso en el sexto acto el inicialista Alexander Malleta, quien le disparó un estacazo de vuelta completa por el jardín derecho al relevista Pedro Luis Guzmán, con un compañero a bordo. Y para rematar la faena, Juan Xavier Peñalver se apuntó su tercer rescate de la temporada lanzando tres impecables entradas de dos hits e igual cantidad de ponches.

A la espera del resultado nocturno de los holguineros, la tropa habanera respiraba un tanto aliviada gracias a los cuatro juegos y medio de ventaja. Por delante asoman dos rivales del calibre de Matanzas y Pinar del Río, frente a los que amarrar el boleto a semifinales no será rugir y esperar.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.