Un toque de azul

Industriales certificó este martes su avance a la cercana postemporada del béisbol cubano

Autor:

Raiko Martín

Con un golpe de autoridad, Industriales certificó este martes su avance a la cercana postemporada del béisbol cubano. Lo hizo en su casa prestada de Mayabeque, dejando fuera de combate a la representación pinareña, pero en honor a la verdad, hay que decir que con los perdedores ya asegurados entre los semifinalistas del torneo.

Ambos elencos desenfundaron sus armas nada más tomar los bates en la mano. La tropa pativerde se puso delante gracias al vuelacercas de William Saavedra con uno a bordo, y acto seguido Stayler Hernández con un doble, y Frank Camilo Morejón con sencillo, empujaron las carreras que equilibraron el pizarrón. Yamichel Pérez y Yosvani Torres tenían juego nuevo.

La visita siguió atacando y llegó al quinto episodio con ventaja de dos, pero ahí mismo empezó la rebelión azul, que no paró hasta redondear 16 hits y una ventaja de diez anotaciones que paró el juego a la altura del séptimo episodio.

Con el desenlace quedaron evaporadas las ínfimas opciones matemáticas de los Cachorros holguineros, que para hacer más dramática su «muerte» cayeron masacrados por los Tigres de Ciego de Ávila. Los dirigidos por Roger Machado sacaron sus garras temprano y al final de la cuarta entrada ya habían adornado la pizarra del José Ramón Cepero con marcador de KO.

Israel Sánchez, en función de relevo, se apuntó el éxito que sostiene las opciones de los avileños de recuperar la cima de la tabla de posiciones, por ahora en poder de la representación matancera, gracias a su cerrado triunfo frente a los Piratas pineros.

En su patio del Victoria de Girón, los Cocodrilos gozaron de la buena faena monticular del zurdo Yoanni Yera, bien respaldado a partir del séptimo capítulo. Un enconado rival tuvo en Wilber Pérez, quien permitió el trío de anotaciones rivales, aunque solo dos fueron limpias.

Por último, los Alazanes granmenses dejaron tendidos sobre la grama de su Mártires de Barbados a los Leñadores tuneros, en un pulso intrascendente para las aspiraciones clasificatorias.

Ambas novenas llegaron abrazadas a la parte baja del noveno inning, pero Roel Santos, con par de compañeros en circulación por boleto y pelotazo, conectó un roletazo incogible hacia la pradera derecha que bajó definitivamente el telón del juego.

Ahora, con Matanzas, Ciego de Ávila, Pinar del Río e Industriales fondeados sin peligros en las aguas de la postemporada, solo queda por definir el ordenamiento del cuarteto, algo que no será posible antes de la recuperación de los juegos suspendidos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.