A dos zarpazos de otra gloria

Ciego de Ávila consiguió su segundo triunfo consecutivo jugando como anfitrión. Ahora las hostilidades se trasladarán hacia tierras de Vueltabajo, donde los locales intentarán mejorar sus números

Autor:

Raiko Martín

CIEGO DE ÁVILA.— Los aficionados reunidos en el estadio José Ramón Cepero de esta ciudad, que disfrutaron de lo lindo en el graderío, fueron testigos de uno de los enfrentamientos más emocionantes, y a la vez el más extenso en lo que va de la actual postemporada del béisbol cubano. Vegueros y Tigres necesitaron 13 entradas para develarnos al ganador, y el privilegio lo tuvo la novena anfitriona después de casi cuatro horas de batalla.

Fue un excelente pulso sobre el box entre los derechos Vladimir Baños y Lázaro Blanco, quienes cumplieron con creces su misión de avanzar el juego con el menor daño posible.

El visitante soportó más, pero solo el largo batazo de Yeniet Pérez con un compañero a bordo, que estuvo a centímetros de superar la barda del jardín izquierdo en el cuarto episodio, pareció inquietante. Ahí mismo, después de un boleto intencional a Yorelvis Charles para llenar las bases, los de casa hicieron la cruz gracias a una sólida línea al jardín derecho de Guillermo Avilés que terminó en fly de sacrificio.

Del otro lado, lo hecho por el refuerzo granmense clasifica simplemente como algo excepcional, y de hecho es, hasta el momento, la mejor faena monticular entre las vistas durante la presente postemporada. Apenas dos hits en poco más de siete entradas, con tres ponches incluidos, hablan de ello.

Entre el tercero y el octavo capítulo, entre el imparable del torpedero Michel González y el palomón de Reinier León a la pradera central —en mi opinión fildeable por Yoelvis Fiss con un mínimo más de esfuerzo—, Blanco fue un verdadero incordio para los bateadores pativerdes. Su inteligencia a la hora de mezclar los lanzamientos, el exquisito control sobre los bordes de la zona de strike, y sobre todo la habilidad para sacar siempre el primer out de cada entrada, parecían despejarle el camino hacia su segundo triunfo en las series definitorias.

Pero el mencionado fly fue apenas la chispa que necesitó la nave pinareña para equilibrar el pizarrón. El boleto al emergente Yusniel Ibáñez marcó la salida del abridor local, la llegada de Yeinier Cano al montículo y la pesadilla. Porque más o menos así puede definirse la pifia del camarero Raúl González sobre un inofensivo roletazo. En la continuación de la jugada hubo otra de Charles en tiro al home, y en un pestañazo tuvimos juego nuevo.

Si notables fueron las actuaciones de los abridores, no menos resultaron las demostraciones de los relevistas, con Cano y el zurdo Liván Moinelo bajo la luz de los reflectores.

En circunstancias como esta un batazo o un error suelen dictar sentencia, y en este caso estuvo muy cerca de suceder lo segundo. Como si la zona de segunda base estuviese embrujada, al sustituto Pedro Luis Dueñas se le escurrió del guante un elevado de José Adolis García que pintaba para el segundo out del décimo inning. Pero después de anclar en tercera base con el cañonazo del siempre oportuno Ariel Borrero, la defensa pinareña «enfrió», bola franca mediante, su arriesgado corrido hacia el home con el lanzamiento del pitcher. «Fue una iniciativa del jugador. Pensábamos hacer otra jugada con el siguiente lanzamiento. No le salió», confesaría el mánager Roger Machado al concluir el desafío.

Entonces, llegó el batazo que todos estábamos esperando. Con Charles en la inicial, Fiss se olvidó de la molestia que le ha mantenido fuera de juego, y su doblete al fondo de los jardines empujó la carrera que puso a los Tigres en inmejorable posición de retener la corona.

Ahora las hostilidades se trasladan hacia tierras de Vueltabajo, donde el próximo domingo, a partir de las 5:00 p.m., los locales intentarán conseguir su primer triunfo en la final. Para el desafío, tercero del match, el alto mando pinareño anunció al líder de su rotación, el derecho Yosvani Torres, mientras que los avileños dependerán de Dachel Duquesne.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.