A un tris de la ilusión

Tras la última actualización del escalafón mundial, reflejado en la página web de la Federación Internacional de la disciplina, Osleni Guerrero se ubica en el escaño 57. Sin embargo, en el ranking olímpico aparece posicionado en el sitio 24, cómodo si se analiza que clasifican 38 atletas en cada sexo para los Juegos de Río

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Pocos días restan para que oficialmente otro deporte se incorpore a los anales olímpicos de Cuba. Desde hace varios meses, el badmintonista habanero Osleni Guerrero se ha mantenido en zona de clasificación con vistas a la magna cita multideportiva de Río de Janeiro, gracias a su incursión en una serie de certámenes, los cuales han sido decisorios —junto a su apreciable esfuerzo— para que consume en breve el supremo sueño de todo deportista.

Tras la última actualización del escalafón mundial, reflejado en la página web de la Federación Internacional de la disciplina, Guerrero se ubica en el escaño 57. Sin embargo, en el ranking olímpico aparece posicionado en el sitio 24, cómodo si se analiza que clasifican 38 atletas en cada sexo.

Alexis Ramírez, comisionado nacional del deporte, explicó a JR que un país puede clasificar dos jugadores si están entre los primeros 16 del listado del orbe, y apenas uno si se encuentra en el resto de la lista hasta llegar a 35 afortunados, pues el organismo rector concede tres cupos más por wild card. La posición ventajosa de Osleni obedece a que hay varias naciones por delante de Cuba con más de un exponente, por lo que se van corriendo los pasaportes hasta llegar al escaño 24 antes citado.

La situación favorable que vive Guerrero se forjó en un intenso calendario competitivo iniciado en febrero y culminado el 23 de abril en la ciudad chilena de Temuco. Durante ese período participó en ocho torneos, se tituló en tres (International Serie de Guatemala, Torneo Giraldilla de La Habana y la lid chilena), obtuvo bronce en el International Serie de Jamaica. Pero además, aprovechó su inclusión en cinco eventos inéditos para él, que les permitieron sumar la totalidad de los puntos alcanzados a su cómputo personal.

«El objetivo que me propuse con todos estos campeonatos fue llegar en buena forma y luego incluirme entre los ocho o cuatro primeros, para así alcanzar la mayor cantidad de puntos. En la mayoría de los certámenes pude cumplir con ese propósito. Ya la meta de llegar a la final la valoro seriamente en correspondencia con la calidad y las condiciones de cada atleta, pues muchos de ellos están inmersos por un boleto a Río», expresó el capitalino.

En cuanto a su casi segura presencia en la Ciudad Maravillosa, sin duda un hito para el bádminton cubano y nuestro movimiento deportivo, Guerrero explicó que su meta prioritaria siempre ha sido clasificar, algo complejo si se valora la cantidad notable de atletas involucrados en pos de ese objetivo.

Una vez en la cita bajo los cinco aros, «todo dependerá de si caigo en un grupo asequible que me favorezca conseguir varias victorias y avanzar entre los ocho primeros de manera general. Espero llegar en óptimas condiciones, pues hemos tenido algunos planteamientos para realizar una base de preparación antes del evento, ojalá y se concrete. También pudiera competir en una o dos lides para lograr fogueo, fundamental en aras de un rendimiento exitoso», concluyó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.