Candentes combates en los cuartos

Domadores de Cuba parten hacia Tashkent para discutir el próximo sábado el título de la VI Serie Mundial de Boxeo

Autor:

José Luis López

Ante la ausencia de los invictos Domadores de Cuba, que hoy parten hacia Tashkent para discutir el próximo sábado el título de la VI Serie Mundial de Boxeo, las segundas y terceras figuras de la preselección nacional han dado la cara en el XLV Torneo Internacional Córdova Cardín, con sede en la Ciudad Deportiva capitalina.

Este lunes, en un interesante cartel de cuartos de final, hubo varios destellos locales. En el mejor pleito de la fecha, el monarca nacional Santiago Amador (49 kilogramos) se recuperó de un inicio incierto, fue más al intercambio y pegó los golpes más efectivos en la media distancia, para imponerse por 2-1 al favorito chino Lyu Bin, quien posee cupo para los Juegos Olímpicos de Río, tras obtenerlo en la AIBA Pro Boxing (APB), en la cual se pelea a ocho asaltos.

Amador hizo caso omiso al rango del asiático, lo persiguió por todo el ring, le tiró golpes desde varios ángulos, impactó mucho y los jueces le dieron votación unánime de 3-0.

Mientras, con solo dos semanas peleando en los 56 kilogramos, Frank Zaldívar, subcampeón doméstico de los 52, se lio en un trepidante combate con el fogoso guatemalteco Juan Reyes. No hubo descanso en los nueve minutos, ora agredía el santiaguero, ora lo hacía el centroamericano. Pero se impuso el mejor aval técnico del local, apoyado en sus certeros golpes rectos… y mereció el 3-0.

«En la escuela (Finca del Wajay), sufrí un desmayo porque intentaba bajar desde 62 hasta 52 kilogramos. Ahí fue cuando comprendí que me debía quedar definitivamente en 56: no hay retorno a los 52. No estoy en mi mejor forma. El objetivo era buscar golpes y no dejarme robar la iniciativa. Fíjate cómo me ha dejado ese hombre (Reyes) que apenas puedo respirar. Y claro que sí, quiero una final contra Javier Ibáñez, subcampeón nacional de 56», comentó Zaldívar a JR, tras culminar la pelea.

A saber, Ibáñez vio ante sí al clasificado olímpico tailandés Chatchai Butdee. Pero se movió bien sobre el ring, buscó el fallo del rival y le pegó con precisión al contragolpe y llevando la iniciativa. Además, mantuvo siempre las manos delante para evitar las entradas de Butdee. Otro 3-0 cubano.

Y en un movido duelo entre foráneos clasificados para la venidera cita bajo los cinco aros —31 de los presentes aquí poseen boletos—, el brasileño Robenilson de Jesús dispuso por 3-0 del chino Jiawei Chang.

Hoy será el último cartel en cuartos de final, en el cual destaca el combate entre el campeón panamericano Andy Cruz y el argelino Abdelkader Chadi, otro de los que estarán en la Ciudad Maravillosa después de obtener su papeleta en la justa de la APB.

Entre otros pugilistas de buen aval, en este XLV Córdova Cardín compite el actual campeón mundial supercompleto, el francés Tony Yoka, quien deberá discutir la final contra el ganador del duelo de mañana entre los cubanos Yohandy Toirac y José Ángel Larduet.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.