Vértigo en la meta

Al cierre de las penúltimas subseries no hay ni un cupo semifinalista con nombre definido

Autor:

Raiko Martín

CALIDAD, o al menos un nivel acorde al esperado por la afición beisbolera, ha faltado en la presente Serie Nacional para menores de 23 años, cuyo promedio ofensivo de apenas .259 —con diez equipos por debajo de esa cifra— y la frágil defensa colectiva de .964, son un fardo demasiado pesado para su imagen. En medio de ese panorama habrá que conformarse con un final de fotofinish, porque al cierre de las penúltimas subseries no hay ni un cupo semifinalista con nombre definido.

Los menos exigidos para el último tramo serán los villaclareños, a pesar de haber cedido este miércoles con pizarra de 4-5 en los predios de la novena yumurina. Los dirigidos por Roberto Rodríguez apenas necesitan vencer en uno de sus cuatro enfrentamientos con sus vecinos cienfuegueros para certificar el liderazgo en el grupo B. Las esperanzas de los sureños —quienes vencieron a Mayabeque por 4-1— descansan sobre una difícil barrida en Santa Clara. Solo así igualarían los 21 éxitos que por ahora archivan los Naranjas, y avanzarían por haber sacado ventaja en los compromisos particulares.

En la llave A, serán dos las victorias en Vueltabajo que aportarían la tranquilidad que necesitan los muchachos de Artemisa. En su más reciente presentación fueron superados con pizarra de 3-4 en extrainning por el elenco de la Isla de la Juventud, y no pudieron ampliar la ventaja sobre los vigentes monarcas habaneros, quienes sufrieron un costoso revés por 1-4 frente a los pinareños. Las únicas opciones de los capitalinos dependen de barrer a los pineros en casa, vencer también en su duelo aplazado, y esperar una improbable debacle de los actuales líderes.

Más ajustadas aparecen las posibilidades en los restantes segmentos. El apartado C es el más caliente después de los últimos desenlaces, pues ahora Camagüey, con su triunfo por 1-0 ante Sancti Spíritus, se colocó a solo un paso de la cima que todavía ocupa el equipo avileño, que capituló por 1-2 en el feudo de los tuneros.

Así las cosas, el último cruce entre los Tigrillos y los yayaberos —están a solo dos juegos de la punta— será de alto voltaje, pero no menos importantes aparecen los resultados de los agramontinos frente a los Leñadores menores.

En la batalla en el segmento D solo pugnan santiagueros y granmenses, pero también es de infarto. Los Potros sacaron muy buen provecho en el reciente pulso con los indómitos al ganar en tres de los cuatro partidos, el último con cómodo marcador de 8-3, y ahora solo un juego los separa de sus rivales. Y en teoría, tendrán mejor cierre frente al sotanero equipo de Guantánamo, que en la jornada fue superado por Holguín con marcador de 5-2.

PARÓ LA MAGIA

La exitosa racha del equipo cubano, que se extendió a siete partidos, terminó con los indescifrables envíos del diestro Lee Sosa, quien guio a los New Jersey Jackals a un triunfo con pizarra de 3-0.

Aunque su control no fue exquisito —regaló cinco boletos en todo el trayecto—, el muchacho de 25 años, que antes del juego presentaba balance de 3-1 y no había permitido más de tres anotaciones en una decena de presentaciones, se las arregló para dominar durante ocho entradas completas a la artillería cubana, a la que recetó seis ponches.

En busca de completar el cero hit abrió el noveno episodio, pero un boleto a Luis Robert Moirán fue la antesala del cañonazo del enmascarado Yosvani Alarcón, lo que provocó su salida del box. Un error del jardinero izquierdo Bladel sobre batazo de Santoya abrió las puertas del home a la única anotación cubana, pero el relevista José José pudo abortar la escaramuza.

Con el revés cargó el derecho avileño Vladimir García, quien no se presentó con control y regaló cinco pasajes gratis en igual cantidad de innings. En la segunda entrada permitió el solitario vuelacercas de Johnny Bladel, y un capítulo más tarde un boleto a Cory Voughn forzó la segunda anotación de los locales, quienes redondearon su cosecha en el cuarto acto después de otros dos boletos del abridor cubano y cohetazo impulsor de Taylor Brenan.

A partir del sexto inning se hizo cargo de la lomita Frank Luis Medina, quien protagonizó una notable faena. Después de abrir con base por bolas, consiguió nueve outs, seis de ellos por la vía de los strikes y permitió solo un par de hits.

Después de este desenlace, el equipo cubano presenta ahora balance de diez triunfos en 18 presentaciones, y esta noche terminará su pulso con los Jackals, que se mantiene equilibrado a un triunfo por bando.

Después de este partido, terminará su inédita incursión en la presente edición de la Liga Can-Am el sábado con un duelo de exhibición con el elenco japonés Shikoku Island, que también participó en el torneo en calidad de invitado.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.