Una sirenita casi imbatible

La jovencita nadadora capitalina Mayté González Rodríguez es una perfecta reina de las tres ediciones en que ha participado de las copas Marcelo Salado que se efectúan en Cuba

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Su entrenadora y sus padres me advirtieron que era un poco tímida e introvertida. No obstante, quería comprobarlo con mis propios ojos, descubrir cómo es una futura campeona en los albores de su carrera. A la sombra de un pequeño arbusto, acostada, un tanto quemada por el sol y el cloro de la piscina, en espera de tirarse nuevamente al agua en pos de conseguir su cuarto título de los presentes Juegos Escolares Nacionales, estaba la jovencita nadadora capitalina Mayté González Rodríguez.

Efectivamente, es tímida y escasa de palabras, pero muy puntual en sus declaraciones. Este jueves se apoderó de su cuarto gallardete, esta vez en el relevo de 4x50 metros libres. A este suma las diademas doradas en 200 metros combinados, en igual distancia, pero estilo espalda, y en 50 metros espalda, con récord incluido de 32.33 segundos. Además, se agenció un segundo escaño en 400 metros libres, debido al agotamiento de enfrentar varias pruebas en la misma fecha.

Mayté comenzó en nado sincronizado, pero duró poco, porque no le inspiraba. Después se trasladó a la natación, pues le quedaba cerca de su casa en el Cerro. No nació de sus padres su decisión de ser nadadora, ni tampoco veía competiciones televisivas de este deporte, me aclara, como alguien que desea resaltar lo empírico de su vocación.

A todas luces, es una perfecta reina de las tres ediciones en que ha participado de las copas Marcelo Salado que se efectúan en Cuba. Tal y como ella lo afirma, lo ratifica su entrenadora Mirtha Díaz Martínez, quien dice que su alumna ha resultado tres veces mejor atleta de Cuba en sus respectivas categorías en esas competiciones, además de atesorar el impresionante baúl de aproximadamente 24 títulos.

Las andanzas de esta «sirena» adolescente en los Juegos Escolares tuvieron su premier cuando ella tenía nueve años, al ser invitada para participar en dos relevos y acumular saldo de un título y una medalla de bronce. A partir de ese momento, la capitalina no ha vacilado ni un instante en mandar a sus rivales a disputarse los segundos y terceros lugares, pues acumula 16 coronas en las dos últimas ediciones.

Sobre la presente versión afirma sentirse muy bien, sin embargo el cansancio la ha golpeado, pues antes de nuestra conversación participó en cuatro eventos, algo a lo que no está acostumbrada del todo y le preocupa. «Otras contrincantes podrían estar mejor que yo», expresa, mientras que desde una distancia aproximada de cinco metros, su madre escucha la conversación y la ayuda en los momentos de vacíos de palabras.

Dentro de cuatro días, estará cumpliendo 13 años. Vive prácticamente en el agua, como ella misma dice, pues sus entrenamientos no le dan chance para muchos hobbies. Pretende ser campeona mundial y olímpica, pero antes debe ingresar en la Escuela Nacional de natación Marcelo Salado, su meta más próxima.

Al respecto, su preparadora explica que está propuesta para entrar, algo que es casi un hecho, además de que los especialistas consideran que puede ser en un futuro la primera figura entre las chicas de su edad.

Según sus padres y la entrenadora, una muestra del diamante en bruto que es Mayté es que con su corta edad, se encuentra a poco más de un segundo de la supremacía para mayores en 50 metros espalda, en poder de Ana María González.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.