Otro clavo y la misma bandera

El doble monarca olímpico y pentacampeón mundial de lucha grecorromana, Mijaín López, continúa haciendo historia

Autor:

José Luis López

El doble monarca olímpico y pentacampeón mundial de lucha grecorromana, Mijaín López (130 kilogramos), continúa haciendo historia… y no solo merced a sus letales supplés y desbalances.

Como casi todo niño cubano, el actual gigante de ébano pinareño comenzó practicando béisbol, «pero era por embullo de mis amigos. A mí siempre me gustaron los deportes de fuerza y finalmente me decidí por la lucha grecorromana», nos comentó sin disimulo en la histórica jornada de abanderamiento oficial de la delegación cubana que asistirá a los venideros Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

«Como luchador, estuve en todas las categorías: comencé desde la Primaria, luego fui captado para la EIDE (Escuela de Iniciación Deportiva), y más tarde competí como juvenil. Finalmente, me llaman para integrar el equipo nacional de mayores con el profesor Pedro Val.

«Aún muy joven, en el ciclo olímpico 2000-2004 estuve entre los ocho mejores gladiadores del mundo. De ahí para allá, vino mi pleno desarrollo, con participación en campeonatos mundiales y Juegos Olímpicos», aseveró Mijaín.

Vale mencionar que en la ceremonia de inauguración de la justa bajo los cinco aros en Río (5 de agosto), el destacado grequista vueltabajero será el abanderado de la delegación cubana, por tercera ocasión consecutiva. Antes, había portado la enseña patria en las citas de Beijing 2008 y Londres 2012.

Con esta tercera designación, Mijaín igualará el récord que ostenta el esgrimista Ramón Fonst (París 1900, San Luis 1904 y París 1924) y el boxeador Teófilo Stevenson (Múnich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980).

«Siento mucho orgullo de ser el abanderado por tercera vez, porque este es otro voto de confianza que me dan el pueblo y los directivos del Inder. En las dos ocasiones anteriores he regresado a la Patria con la medalla de oro y esta decisión me da impulso para lograr mi tercer título olímpico», comentó Mijaín a JR.

En una ocasión, cuando aún no se había decidido que Mijaín fuese el abanderado para la justa bajo los cinco aros en Río, el presidente del Inder, Antonio Becali, comentó con algunos periodistas: «Yo siempre le digo (a Mijaín) que cuando agarre el palo del cual cuelga la bandera, lo apriete bien fuerte, como muestra del poder no solo suyo, sino también del deporte cubano. Su poderosa imagen impone respeto a cualquier rival».

Mijaín aseveró a este diario que la preparación para Río ha sido mejor que la que tuvo para Beijing y Londres.

«Primero, pude participar en la exigente Bundesliga alemana, donde tuve que mantener siempre el peso establecido y gané mis cuatro combates. También intervine en otros torneos, tuve recientemente una preparación muy buena en Azerbaiyán y gané un certamen en España, donde combatí contra un ruso muy bueno. No debo tener problemas para hacer los 130 kilogramos en Río. El peso siempre ha sido mi mayor rival y ahora lo tengo controlado».

¿Y qué pasará con el turco Riza Kayaalp, el único gladiador que te ha podido superar en los últimos tiempos?, le pregunto. Y rápido, cual pase atrás en busca de dos puntos, responde: «En Río, nosotros solo nos veríamos en la final, porque vamos por diferentes grupos en el organigrama. Si se diera ese combate por el oro, lo voy a vencer nuevamente. Pero en unos Juegos Olímpicos, no te puedes confiar de ningún rival, porque todos son de calidad. Allí también estará el ucraniano Aleksander Chernestki.

Entonces, que la querida mamá de Mijaín se prepare allá en la localidad de Herradura, en Consolación del Sur, porque su hijo va con todo a Río y ya le anuncia que «deberá poner otro clavo en la pared» para colgar una nueva medalla de oro.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.