Manrique contra todo

El santiaguero Manrique Larduet es un atleta que sabe crecerse antes las más adversas circunstancias

Autor:

Raiko Martín

RÍO DE JANEIRO.— El santiaguero Manrique Larduet, que este sábado dio el primer e importante paso para hacer historia con la clasificación —en el lugar 15— para la final del concurso de máximo acumulador en la gimnasia artística de los Juegos Olímpicos, es un atleta que sabe crecerse antes las más adversas circunstancias. «Mientras más complejas son, mientras más presión exista, es mejor para él», nos confesó su entrenador Carlos Gil, como siempre también en máxima alerta con cada movimiento de su discípulo.

Quizá por eso, cuando le falló el apoyo de una de sus manos en el único intento sobre el caballo de salto, ni siquiera pensó en lo peor. «Es algo que le puede ocurrir a cualquier gimnasta. Está en la competencia», repetía a los medios que le esperaron en la zona mixta para interesarse por las excelentes demostraciones que minutos antes habían recibido aplausos de la afición reunida en la Arena Olímpica de esta ciudad.

Con maestría, Manrique logró completar la ejecución para recibir una discretísima nota de 11.766. «Esos puntos que perdí me pusieron un poco nervioso, porque sabía que tenía que trabajar bien fino en los demás aparatos, pero logré cerrar muy bien mis ejecuciones para cumplir el objetivo», dijo el principal gimnasta cubano, en referencia a la notable calificación de 15.766 unidades que consiguió en las barras paralelas y los 15.116 que negoció en la barra fija en las últimas rotaciones.

Hasta el momento del fallo, el cubano venía realizando una buena faena, pues marchaba en el cuarto puesto entre todos los concursantes, pero separado por apenas décimas de quienes le antecedían en el escalafón. Para ello, había iniciado su presentación con una muy buena ejecución en los ejercicios a manos libres que le reportaron 15.200 puntos, a pesar de tener que bajar la complejidad de la selección presentada por una molestia de última hora en uno de sus pies.

«Me sentía muy bien para hacer el manos libres. Tenía la adrenalina a full, pero existía la preocupación de no poder cumplir mi sueño», dijo en referencia a la decisión de no arriesgar incluyendo los elementos más difíciles en la presentación.

Era precisamente la final de esa especialidad una de las que estaban en el plan inicial del santiaguero, quien inició la competencia con serias aspiraciones de acceder a la disputa de los premios en las barras paralelas y fija, así como en el salto.

«Los médicos han realizado un gran trabajo para que yo haya podido competir sin ningún tipo de molestia y siempre se los gradeceré. De cualquier forma me siento conforme con lo realizado, porque el objetivo principal, que era lograr la clasificación para la final del all around, pudimos cumplirlo», añadió, sabiendo que su ubicación entre los 24 gimnastas que conservaron aspiraciones —marchaba séptimo con acumulado de 86.814 antes de concluir las otras dos subdivisiones— sería cosa de esperar.

El desenlace en esta primera incursión aportó más seguridad y confianza al debutante en estas lides, aunque a juzgar por su actitud sobre los aparatos pareciera estar acostumbrado a situaciones de máximo estrés. «Yo les digo a todos que confíen, que he realizado una muy buena preparación, con enormes deseos de demostrar en las siguientes jornadas que puedo cumplir mi sueño y el de todos los que me han apoyado para hacerlo», señaló Manrique, finalmente asegurado también en las finales de barras paralelas (cuarto lugar) y fija (octavo), pactadas para el próximo día 10.

El otro representante cubano en la jornada fue el también inexperto Randy Lerú, y aunque mejoró en sus dos últimas incursiones (15.000 en barras paralelas y 14.866 en la fija), el tibio arranque le impidió cerrar con un acumulado superior a los 82.398 puntos, y por tanto se despidió del certamen.

En el orden individual, el campeón mundial y olímpico del all around, el japonés Kohei Uchimura, se erigió como líder de esa subserie con 90.498 unidades, y fue escoltado por su compañero de equipo Ryohei Kato (89.232) y el local Sergio Sasaki (88.898), todos incluidos en la disputa por ser el gimnasta más integral de la lid.

Por colectivos dominaron este primer lote los nipones con un total de 269.294 rayitas, seguidos por los anfitriones (268.078) y holandeses (257.686).

Para hoy está fijado el mismo concurso para damas, en el que la jovencita Marcia Videaux intentará cubrir con suerte el recorrido para asegurarse en alguna final, con mayores opciones en la del caballo de salto.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.