Desilusión

Autor:

Raiko Martín

RÍO DE JANEIRO.— Todavía se habla por estos lares, y mucho, de las lágrimas del tenista Novak Djokovic después de ceder frente al argentino Juan Martín del Potro, derrota que le impide al serbio, número uno del ranking mundial, conquistar uno de los pocos títulos que aún no ha entrado en sus vitrinas.

Después del último tanto, «Nole» se acercó a la net, felicitó a su oponente, y rompió en llanto, dejando para la historia una escena que se ha repetido cada vez que alguno de los grandes favoritos ha quedado en el camino.

Por siempre se recordará, ante trances como este, la legendaria trayectoria del pertiguista ucraniano Serguei Bubka, quien ganó todo lo que quiso, fue seis veces campeón mundial, batió en incontables ocasiones sus plusmarcas universales, pero falló sus asaltos a la cima del Olimpo.

Ahora, apenas han transcurrido cuatro jornadas, y además del serbio, otras luminarias han protagonizado desilusionantes actuaciones. En el propio torneo de tenis, las imponentes hermanas Venus y Serena Williams también dijeron adiós sorpresivamente, mientras que el equipo de fútbol de Brasil, que sigue penando por un título olímpico, comenzó su camino al ansiado trono con discretísimos empates sin anotaciones frente a las selecciones de Sudáfrica e Irak. Eso, con Neymar en plan estrella, cuesta mucho trabajo asimilarlo.

Pero ahora mismo no debe haber en el universo deportivo atletas más frustrados que los integrantes de la delegación rusa que fueron vetados para llegar hasta la cita carioca. Entre ellos está la estelar pertiguista Yelena Isinbayeba, quien hizo un gran esfuerzo por llegar hasta aquí y tuvo que resignarse a ver las competencias por televisión, después de la decisión de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) de castigar a la federación rusa por el escándalo de dopaje destapado en los últimos meses.

Al menos para «la Zarina» quedó el consuelo del triunfo olímpico en Beijing, pero estaba ilusionada con esta despedida, y para ello había hecho un gran esfuerzo para regresar al tanque de saltos tras pasar por la maternidad.

Como si el cerco al deporte ruso no fuese suficiente, en las últimas horas trascendió que el Comité Paralímpico decidió marginar a los deportistas rusos de la cita que también acogerá la Ciudad Maravillosa, atendiendo al contenido del ya célebre Informe McLaren, una investigación independiente que establece la participación del Estado ruso en un programa de dopaje sistémico.

Ojalá, y para alivio de los inocentes, no sea una decisión definitiva.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.