Las últimas balas - Deporte

Las últimas balas

De los tatamis ubicados en la Arena Carioca 2 ningún cubano ha logrado acercarse al podio, y hoy será la última oportunidad para revertir la adversa tendencia, cuando Idalys Ortiz (+78 kilogramos) salga a defender la corona

Autor:

Raiko Martín

RÍO DE JANEIRO.— Se pudiera decir que el tránsito del judo cubano por la cita olímpica que se celebra en esta ciudad ha sido, cuando menos, traumático. De los tatamis ubicados en la Arena Carioca 2 ningún cubano ha logrado acercarse al podio, y hoy será la última oportunidad para revertir la adversa tendencia, cuando Idalys Ortiz (+78 kilogramos) salga a defender la corona.

Aunque será difícil que no salga a competir con su eterna sonrisa, Idalys tendrá que ponerle suma seriedad a sus presentaciones, porque de ella —y en menor medida de Alex García— dependen las posibilidades de esquivar una circunstancia que nunca antes había experimentado el judo cubano en citas estivales.

La rival de Idalys saldrá del duelo previo entre la rusa Chivisoba y la alemana Kuelbs, y en lo adelante su camino al trono no parece tan complejo antes de llegar a la instancia semifinal.

Por su parte, Alex García tendrá su compromiso frente al tayiko Abdurakhmonov, un experimentado judoca que viene compitiendo en citas universales desde hace siete años, pero sin resultados relevantes en las mismas.

Este jueves la armada cubana fracasó en el intento de hacer la cruz en el medallero, cuando Yalennis Castillo quedó a las puertas del podio en la división de 78 kilogramos, al caer en la discusión de la medalla de bronce frente a la local Mayra Silva.

La medallista de plata olímpica en Beijing 2008 comenzó sus incursiones con un extenuante pleito frente a la holandesa Marjhinde Verker —con un trío de medallas a nivel mundial en su expediente— que, después de ¡11 minutos!, se definió por Regla de Oro por una penalización a la europea.

En su siguiente pleito, correspondiente a la ronda de cuartos de final y frente a la eslovena Anamari Velensek, una decisión en un principio controversial del árbitro determinó la derrota de la cubana, quien tuvo que luchar por la «supervivencia» en la repesca, frente a la húngara Abigel Joo, a quien aventajó por un yuko.

Ese triunfo la acercó a la medalla de bronce, pero no le alcanzaron los deseos frente a la representante local, quien sacó ventaja durante el primer minuto del combate y supo controlar la situación.

«Me hubiese gustado despedirme con otra medalla, que sería mi segunda olímpica, porque me he sacrificado bastante para ello, pero no se pudo. Mayra y yo nos conocemos muy bien, sabemos nuestras virtudes y defectos, y su estrategia de no dejar que le cogiera arriba se impuso», declaró Castillo, con los ojos aguados y consciente de que había peleado su último combate en estas lides.

El otro concursante cubano en la jornada fue José Armenteros (90), quien se despidió del torneo después de su segunda presentación. El muchacho debutó con triunfo frente al mongol Tuvshinbayar Naidan, pero luego cedió ante el egipcio Ramadan Darwish.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.