La otra Mireya

Presentan en Río 2016 el libro Entre cielo y tierra Mireya Luis

Autor:

Raiko Martín

RÍO DE JANEIRO.— Mireya Luis ha regresado a esta ciudad que la vio librar grandes «batallas» deportivas. No lo hace para deslumbrar con sus impresionantes saltos y ataques sobre la net, esos que hace algunos años hicieron vibrar de emociones a toda una Isla. Como entonces, no deja de emocionarse, porque justo aquí vuelve a ser protagonista, pero esta vez desde las páginas de un libro que nos regala otro rostro, igual de extraordinario.

Quizá le fue más fácil marcar un punto decisivo que hablar ahora frente a muchos admiradores. Un nudo en la garganta, una lágrima que aguantó con una entereza merecedora del justo aplauso, fueron el prólogo de un agradecimiento infinito a quienes hicieron posible que el título Entre cielo y tierra Mireya Luis —segunda entrega de la colección Vidas, de la editorial José Martí—, nos cuente tantas aristas hasta ahora desconocidas de esta gran atleta.

Durante más de tres años el periodista Oscar Sánchez Serra, actual subdirector del periódico Granma, hilvanó cada una de las pequeñas historias que conformaron una leyenda no solo para el voleibol, sino para el deporte mundial. Porque la historia de esta jugadora, reconocida dondequiera que mostró su talento, es más que remates y triunfos.

Como reconociera el brasileño Ary Garca, presidente de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB), durante la presentación del volumen, realizada en el cuartel general que el organismo montó muy cerca de la playa de Copacabana, Mireya Luis es un símbolo y su liderazgo «un ejemplo a seguir para todos aquellos que comienzan a practicar el voleibol».

«Estoy particularmente satisfecho por la posibilidad de conocerla y de rendirle este homenaje, que no es a título personal, sino a nombre de toda la familia del voleibol, y que también es extensivo a Cuba, por todo lo que ha aportado a este deporte», añadió el federativo, quien estuvo acompañado por varios directivos de la FIVB y exjugadoras brasileñas como Virna Dias, Fofao y Marcia Fu.

Por su parte, el autor del libro reconoció lo gratificante que fue adentrarse en la vida de «una extraordinaria persona, que comenzó muy temprano a practicar deporte, que supo vencer todos los obstáculos que se le presentaron en el camino para imponerse, pero que fuera de los escenarios deportivos siempre demostró una enorme humildad y sensibilidad, aspectos de su personalidad que le permitieron liderar la generación más brillante del voleibol femenino cubano».

Durante la presentación, Sánchez Serra explicó que los lectores podrán encontrar en las páginas del libro muchas anécdotas y detalles que definieron a Mireya desde el inicio de su carrera, aspectos muy íntimos que ilustran su formación y su relación con el deporte, con sus compañeras de equipo y con el profesor Eugenio George, guía indiscutible de las míticas Morenas del Caribe, a quien la exjugadora consideró siempre como a un padre.

«Eugenio fue una de las personas más importantes de mi vida», dijo luego una emocionada Mireya, mientras reconocía a cada una de las personas que contribuyeron a que este proyecto cobrara vida, en especial a su madre, a quien definió como «la principal inspiración en mi vida».

La estelar exjugadora también agradeció especialmente al Comandante en Jefe, quien justamente estaba de cumpleaños, «porque fue el gran impulsor del deporte cubano, y siempre estuvo ahí para nosotros, tanto cuando ganamos como cuando perdimos».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.