Palacio embrujado

Los Cocodrilos estiraron hasta 17 la seguidilla de triunfos, y lo hicieron este lunes en su palacio del Victoria de Girón

Autor:

Raiko Martín

Un día más despertamos sin conocer los límites de este equipo de Matanzas, que gana hasta cuando parece estar a un paso del precipicio. Los Cocodrilos estiraron hasta 17 la seguidilla de triunfos, y lo hicieron este lunes en su palacio del Victoria de Girón, por donde ya han desfilado cinco elencos sin la fortuna de ganar un desafío. Era el juego 13 en sus predios, y ni las cábalas pudieron darle vueltas a su buena fortuna.

Tocó ahora el turno a los Industriales, necesitados ya de minimizar los tropiezos para acercarse lo más posible a la zona de clasificación. Para ello mandaron al box a Ian Rendón, y el zurdo logró llegar al quinto episodio con ventaja de tres, fabricadas por sus compañeros con conexiones oportunas frente al diestro Jonder Martínez.

Sin embargo, hit de Yordanis Samón y doble de Jefferson Delgado equilibraron el pizarrón y así se mantuvo gracias al quirúrgico disparo de Víctor Víctor Mesa, que abortó lo que parecía un fly de sacrificio de Carlos Tabares a la pradera central.

En el séptimo rollo, el solitario vuelacercas de Ramón Peña abrió un boquete por donde, un inning más tarde, pudo colapsar la nave yumurina. Pero a falta de gran despliegue ofensivo, se colgaron a la defensa y la estrategia para esquivar el naufragio. El soberbio fildeo de Aníbal Medina fue el salvavidas y el preciso squeeze play ejecutado por el camarero local el golpe de timón que la llevó a puerto seguro.

En el otro duelo que acaparaba las mayores atenciones en la jornada, la tropa holguinera logró defender con acierto su feudo ante el asedio de los inspirados agramontinos. Los Cachorros aprovecharon la mala defensa de sus rivales para tomar temprana ventaja y los visitantes lograron estrechar al mínimo la diferencia, que permaneció hasta que la lluvia «mutiló» el partido a la altura de la séptima entrada.

Las precipitaciones, además de impedir que se jugara en Pinar del Río y Las Tunas, también acortaron otros topes en Villa Clara y Granma, con fortuna dispar para las representaciones anfitrionas. En el centro de la Isla capitularon los dirigidos por Vladimir Hernández, quienes llevan tres tropiezos seguidos. Un doble del guantanamero Robert Luis Delgado rompió allí el momentáneo abrazo en el tercer capítulo y el solitario cuadrangular de Julio Pablo Martínez aumentó luego la ventaja.

Mientras, los Alazanes granmenses mantuvieron el trote para no perder de vista la punta, y con un trío de carreras en los que fueron claves los dobletes de Carlos Benítez, Guillermo Avilés y V. Sánchez, lograron finalmente someter a los Elefantes cienfuegueros.

Con su nuevo éxito, los Tigres avileños se aferraron a la zona caliente de  la tabla de posiciones. Ahora lograron soportar la rebelión de los Piratas pineros, a quienes masacraron en la cuarta entrada con un racimo de seis anotaciones, matizadas por ocho sencillos. Sin embargo, a los vigentes monarcas les sigue fallando el bullpen, y los Filibusteros estuvieron muy cerca de darles alcance cuando, tras un doble de Michel Enríquez, fue puesto out Rigoberto Gómez en home.

Por último, un batazo de dos bases conectado por el experimentado santiaguero Pedro Poll empujó en el noveno inning la carrera que hundió más en el sótano a los Gallos espirituanos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.