Los Cachorros también muerden

El equipo holguinero es el único que ha sido capaz de compartir con los líderes matanceros el privilegio de sufrir meenos de diez tropiezos en la actual campaña

Autor:

Raiko Martín

Periodísticamente hablando, cada nuevo triunfo de los Cocodrilos merecería un titular, aunque tal vez acabaría aburriendo a los lectores fuera del valle yumurino. Pero así anda nuestra comarca beisbolera, con unos matanceros desaforados que han hilvanado ya 18 éxitos consecutivos, y cuando aún quedan poco más de cinco subseries a su calendario, ya han superado la cifra media de triunfos que fueron necesarios para clasificar en anteriores ediciones.

Entonces, solo con el ánimo de «mover» un poco la bola, miro hoy hacia territorio de los Cachorros holguineros, los únicos que han sido capaces de compartir con los líderes el privilegio de sufrir menos de diez tropiezos en la actual campaña. Y ya que estamos en plan comparación, aunque estas nunca sean felices, es hasta el momento la racha de una decena de victorias de los nororientales lo más cercano al demoledor paso de los Cocodrilos.

Quienes repitieron como víctimas de las mordidas fueron ahora los Toros camagüeyanos, y curiosamente con similar pizarra de la jornada anterior, cuando cedieron por una carrera. Esta vez los agramontinos expulsaron en el tercer capítulo, tres hits en fila mediante, al abridor local Walnier Osorio. Entonces Carlos León no pudo evitar, amén de su excelente rescate con bases llenas, la primera anotación rival. Tampoco el solitario vuelacercas del receptor Yendry Téllez, pero sus compañeros, con un ramillete de tres carreras en el que fue clave el doblete de Geidis Soler, se encargaron de reconfigurar definitivamente la historia.

De tal forma, los dirigidos por Nolevis González —con marcada responsabilidad en estos resultados— certificaron el noveno triunfo en sus últimas 12 presentaciones, recta que les ha garantizado el segundo escaño de la tabla. Ni de lejos, su bateo (.289) se acerca al despiadado ataque de los líderes, pero su staff de lanzadores ha sido una de las referencias del torneo. Colectivamente permiten 3.09 carreras limpias por juego, gracias a un desempeño balanceado entre abridores y relevistas.

Entre los primeros, la gran revelación ha sido el derecho Meracles Rubén Oris. En par de campañas previas nunca había tenido una decisión y ahora acumula cinco éxitos sin fracasos y apenas un 1.59 de promedio de carreras limpias. Pero no muy lejos andan Carlos A. Santiestaban (4-1 y 2.51) y Luis Ángel Goméz (3-1 y 2.52), además de Carlos Alberto León (3-1, más tres rescates y 1.91) y Yunier Suárez (siete salvamentos y 2.00).

De mantener el paso, sería un hecho la clasificación holguinera, incluso con buenas posibilidades de enrolarse en el tramo semifinal. Pero como viene sucediendo bajo la vigente estructura, mucho pesará la estrategia —y por qué no, la suerte— de su alto mando a la hora de seleccionar, entre lo que quede disponible, los refuerzos que más puedan ayudar a la causa.

De momento, ha sido música para los oídos de sus seguidores las noticias que han circulado sobre la posibilidad de que puedan contar, tal vez para el mes de noviembre, con los servicios del lesionado torpedero Yordan Manduley, quien no debe ayudar solamente en el cerrojo de cuadro. De momento, hay motivos para afilar los colmillos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.