Terminó la veda

Que los Leones hayan vencido a los Cocodrilos entusiasma a los seguidores de los azules, pero Matanzas sigue en la cima, mientras Holguín lo escolta, y los monarcas avileños ocupan el tercer lugar. JR te da detalles de posiciones y resultados

Autor:

Raiko Martín

La bestia cayó finalmente en la trampa y eso es noticia en nuestra «selva» beisbolera. Fueron necesarios 19 partidos —14 de ellos en su hábitat natural— para darle caza a unos Cocodrilos que, si bien no terminaron siendo históricos, serán recordados como una de las especies más difíciles de capturar.

Dirán los libros que fueron unos Leones azulados los responsables de la celada, aun más notable por suceder donde los fieros reptiles habían devorado todo lo que se les cruzó en el camino.

Con el triunfo, Industriales no solo presumió de verdugo, pues también esquivó lo que parecía una costosa barrida. Había fallado el pasado lunes a la hora de cerrar el lazo, y entre sus mayores méritos estuvo hacerlo ahora a contracorriente. Llegó con desventaja de tres al sexto episodio y descontó gracias al cañonazo impulsor de Javier Camero.

Y un inning más tarde, otro cohetazo del incombustible Carlos Tabares propulsó el empate en las piernas de Joasán Guillén.

Fue precisamente el jardinero capitalino el responsable del último jalón a la cuerda. Su solitario cuadrangular, abriendo el décimo episodio, sonó a tiro de gracia, pues nada pudo hacer la tropa local para evitar, además de su primer tropiezo en casa, un desliz en el único extrainning que le ha tocado jugar en lo que va de campaña.

De esta forma concluyó un expectante capítulo de nuestro pasatiempo nacional, cuyo desenlace poco contribuyó a reformar el ordenamiento del torneo. Los matanceros siguen cómodamente instalados en la cima y los Cachorros holguineros, sin jugar, continúan como sus escoltas.

Los vigentes monarcas avileños aprovecharon la parada obligada de los agramontinos para quedarse solos en el tercer escaño, después de dividir honores en un doble programa frente a los Piratas pineros.

Relevante fue además que el cese de las lluvias permitiera jugar en Vueltabajo, donde los anfitriones hicieron la cruz. Y que Villa Clara siguiera su zigzagueante paso que le ha sacado de la zona de clasificación directa, con otro tropiezo ante unos guantanameros que siguen resoplándoles en la nuca.

En otros cotejos, tuneros y granmenses se soltaron a batear para someter a artemiseños y cienfuegueros, respectivamente, mientras que las Avispas dividieron con los Gallos .

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.