Los pasajes (in)cómodos

Esta tarde en predios tuneros comenzará la segunda fase de la campaña beisbolera. La lucha arranca, coincidentemente, entre dos elencos que se tuvieron como primer rival al inicio del torneo

Autor:

Raiko Martín

Esta tarde en predios tuneros comenzará un segmento del calendario en el que hoy la mitad de los equipos hubiese aspirado a estar, y la otra parte evitar. Solo quedan en juego par de boletos o «comodines» a la segunda fase de la campaña beisbolera y la lucha arranca, coincidentemente, entre dos elencos que se tuvieron como primer rival al inicio del torneo.

Hasta el parque Julio Antonio Mella llegan ahora los sorprendentes agramontinos con ánimos de coronar un desempeño completamente distinto al exhibido en las más recientes temporadas. Desde el mismo disparo de salida, cuando ganaron en casa y por 2-1 la subserie a los Leñadores, fueron tema obligado de especialistas y aficionados.

Aquello apenas fue un anuncio de lo que vendría, pues en las primeras ocho subseries solo perdieron por barrida ante los demoledores Cocodrilos matanceros. En ese tramo consiguieron 15 de sus 24 éxitos y puede decirse que gracias a eso lograron evitar la prematura despedida a la que ya nos tenían acostumbrados.

Su cierre de calendario no fue exigente ni con el mismo ritmo, pero a su favor ahora pudiera influir que solo tuvieron que recuperar un solo partido aplazado, mientras que sus rivales necesitaron realizar cinco desafíos pospuestos, y todos casi al final de la «fase de recuperación».

Bastante lejos quedaron aquellos primeros tres cruces para tomarlos como absoluta referencia, sobre todo porque los tuneros, a pesar de imponerse en partidos claves para su clasificación, tampoco tuvieron un buen final, al perder seis de sus últimas diez presentaciones.

En cuanto a números, ofensivamente no hay diferencias notables entre unos y otros, pues los Toros terminaron con promedio de .301, con 22 cuadrangulares entre sus 103 extra bases, mientras que sus oponentes se apuntaron 26 vuelacercas con una conexión menos entre los batazos para alcanzar más de una almohadilla.

Una ventaja más notable se observa en el pitcheo, con un promedio de 3.77 carreras limpias para el staff agramontino por 4.37 de los Leñadores. Mas se trata solo de frías estadísticas, sobre todo para una serie tan corta, pactada al mejor en un máximo de tres desafíos.

Puede pesar más la experiencia en momentos tan decisivos como estos, y en ese tema los dirigidos por Ermidelio Urrutia van un paso por delante gracias a jugadores como Danel Castro (.311 de average y 36 remolques) o Jorge Jhonson (.360 y 54 imparables). Incluso, lo que parecía un boquete en su estructura con la salida del enmascarado Yosvani Alarcón no pudo encontrar mejor «parche» en Rafael Viñales (.326 y 31 empujadas), quien conectó nueve jonrones en la fase.

Desde el box también pudiera determinar el rodaje de hombres como Yoalkis Cruz (balance de 7-2 y 3.43 de PCL), Ubisney Bermúdez (5-3 y 3.74) o el relevista Yosbel Alarcón (cuatro rescates), aunque este último no ha estado fino últimamente.

Aprovechar la condición de local —así ganaron 16 de sus 24 oportunidades— será tan vital para los Leñadores, como para los agramontinos lo que puedan lograr ese núcleo de bateadores formado por el inicialista Leonel Segura (.373 y 19 impulsadas), el camarero Humberto Bravo (.324 y 19), el reaparecido torpedero Alexander Ayala (.373 y 40), y el designado Héctor Hernández (.319 y 16 bases robadas). Solo así podrán sostener lo que puedan hacer desde el montículo José Ramón Rodríguez (7-2 y 2.30) y el jovencito Yariel Rodríguez (5-2 y 2.92), con Frank Madan y Yormani Socarrás, autores de ocho salvamentos de conjunto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.