Nueva York, inerte

Sergey Karjakin pactó tablas con Magnus Carlsen mientras continúan peleando por el título mundial

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Ante la enorme desventaja que simboliza medirse ante un genio como Magnus Carlsen (2853) y para colmo, que casi todos lo vean como el favorito, la gesta de enfrentarlo en pos del título mundial para el ruso Sergey Karjakin (2772) se anunciaba bien engorrosa. Para Karjakin lo más recomendable era aplicar la conocida blitzkrieg o guerra relámpago, estrategia militar consistente en mitigar desde los inicios al adversario con el propósito de que no gane terreno y vencerlo.

Pero el ruso ha hecho oídos sordos a esa táctica, o mejor dicho, se ha visto imposibilitado de darle el primer tiro de gracia a su oponente, cuando las cuatro primeras rondas del match por la corona universal han pasado a la posteridad en el complejo Fulton Market, ubicado en Manhattan, Nueva York. Aunque reconozco que Sergey va haciendo su trabajo, provocando dudas y sobrecumpliendo quizás, en cambio Magnus no ha lucido magno del todo.

Este martes, igual al resto. Después de seis horas y 26 minutos, en 94 movimientos de una Apertura Española, acordaron la firma de la paz, en la que el actual monarca conservó con piezas negras tres peones y un alfil y el retador igual cantidad de peones y un caballo. Parece que este match promete grandes sobresaltos, todavía ocultos, y luego de cuatro rondas, los dos exponentes cuentan con dos rayas, gracias a un cuarteto de armisticios.

Según consta en varios sitios webs especializados en ajedrez, ambos se han enfrentado en 25 ocasiones en partidas clásicas. El número uno del listado mundial es quien tiene las mejores ganancias, al vencer en cuatro ocasiones y caer una sola vez, junto a 20 igualadas.

El primer enfrentamiento entre ellos ocurrió el 18 de enero de 2005 en Wijk aan Zee, Holanda —los dos tenían 15 años de edad—, y concluyó en tablas. El debut victorioso del noruego fue con piezas negras el 27 de enero de 2010 en la misma urbe holandesa, mientras que el ruso pudo alardear con trebejos oscuros de su solitaria sonrisa dos años después, igual en enero, y también en Wijk aan Zee. ¿Qué les parece a los escépticos de las casualidades?

La última partida entre ellos, previo a la actual porfía, ocurrió el 20 de julio de este año en la octava ronda de la Final de Maestros de Bilbao y como en el inicio, acabó en igualada, luego de que Carlsen doblegara a Karjakin cinco jornadas antes. Hoy será fecha de descanso y esperemos que el jueves uno de los dos se anime a ganar el punto, porque ya el desespero me consume.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.