Queda un chapuzón

La cubana se encumbró por segunda jornada consecutiva, con tiempo de 5:14.17 horas

Autor:

Norland Rosendo

VIÑALES (Pinar del Río).— Hace un año, el colombiano Diego Alejandro Tamayo y el español Roberto Bou eran «amigos». El segundo era gregario del primero y lo ayudó a coronarse en el giro, mientras, como premio, el cafetero lo dejó cruzar primero bajo el último arco. Doce meses después, la historia es otra. Y hoy saldrán, cada uno con sus armas, a la caza del cetro de la segunda edición de la Titan Tropic de mountain bike.

Concluida la tercera etapa, ganada por el catalán Josep Betalú —el rey del desierto este año—, ha quedado pactado el duelo entre Tamayo y Bou. Sin embargo, en la clasificación femenina no hay más que un solo incentivo: ¿podrá Marlies Mejías arrasar con todas las metas? Si ya pasó invicta los tramos más complejos y tiene virtualmente garantizada la corona, me arriesgo a apostar por su éxito en las arenas de Cayo Jutías.

Pero volvamos a los varones. Este miércoles se corrió la etapa más técnica de todas (senderos muy estrechos, con fango, raíces, muchas piedras y otros obstáculos) y Betalú, que había llegado a Cuba con las ilusiones de discutir un puesto en el podio de la justa y sufrió un percance durante la primera jornada, amaneció muy dispuesto, según nos comentó. «Es raro, porque yo suelo demorar en dormirme, y apenas me acuesto en estas tiendas de campaña me rindo. Me levanté dispuesto y aquí está el resultado», dijo este atleta, muy locuaz y solidario, tanto que no se guarda ningún elogio para los rivales, ni deja de aconsejarlos. «Es que cuando yo era joven, nadie lo hizo conmigo», explicó.

Mientras, Tamayo, hábil en trazados de tantas dificultades, extendió a 3.34 minutos su ventaja sobre Bou. Si bien en pruebas tan impredecibles, en las que puede fallar la mecánica, u ocurrir un pinchazo o una caída, esa diferencia no es irreversible, todo apunta a que el colombiano está en condiciones envidiables para revalidar su título.

«Mi táctica será controlar a Bou. Puedo dejar que otros se escapen, siempre que no comprometan la renta que he sacado», comentó el rey de 2015. En cambio, el joven que lo escolta en la clasificación general confirmó que quemará las naves. «Conozco la etapa, analizaremos en el equipo qué haremos, pero queda margen aún. Será una mañana de ataques».

Por Cuba, la mejor actuación masculina volvió a ser la de Yoandi Freire, que pasó al tercer lugar en la clasificación general y podría convertirse en el primer corredor anfitrión en subir al podio, aunque tiene soplándole en la nuca al español Crístofer Bosque.

Freire está muy entusiasmado con la idea de ubicarse entre los tres punteros de la vuelta y ha ratificado que hará todo lo posible por no dejar escapar esa oportunidad. Más ecuánime en el diálogo que sobre la bicicleta, el espirituano ha dejado una grata impresión entre los seguidores de la Titan Tropic.

De Marlies, basta con las palabras de su adversaria más próxima, la española Nuria Picas, al concluir la cuarta fase del giro: «yo sé que ya no tengo nada que hacer. Ella es espectacular».

Hoy concluye la segunda edición de este certamen de mountain bike, con un trazado de 68 kilómetros entre Viñales y Cayo Jutías; y si no hay alguna novedad «fuera de los cálculos», Tamayo volverá a montarse en el avión con el trofeo en las manos, y entre las damas, el premio será para Marlies Mejías. O sea, quedará en casa: de Olga Echenique a la impetuosa Marlies. Pero queda pista aún. Y arena también.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.