La rifa del año

Los timoneles de los cuatro candidatos al trono pondrán en práctica sus particulares estrategias en busca de blindar sus nóminas de cara a las batallas definitorias

Autor:

Raiko Martín

Una y otra vez, desde que se estrenó hace cuatro campañas, ha quedado demostrado cuánto pesa la selección de los refuerzos en los destinos del campeonato. Ahora, que por primera vez se repite esa variante en un mismo torneo, el buen tino y la suerte de los directores de equipos cobrarán mayor protagonismo en los desenlaces por ver a partir del próximo 4 de enero.

Justo al caer la noche de hoy, los timoneles de los cuatro candidatos al trono pondrán en práctica sus particulares estrategias en busca de blindar sus nóminas de cara a las batallas definitorias. Matanzas, líder indiscutible del torneo, abrirá la ronda que cerrará Granma como dueño del último boleto semifinalista. Serán precisamente los Alazanes los que abrirán la segunda ronda —con orden inverso— y las terceras oportunidades serán sorteadas.

Volverán a ser los lanzadores las piezas más codiciadas, aunque algunos necesitarán buenas manos para asegurar la defensa del cuadro o guiar a los serpentineros, y si estas opciones llegan acompañadas de pólvora en el madero, la puja será intensa.

Tiradores como el vueltabajero Liván Moinelo, los paracortos Alexander Ayala y Yordan Manduley o el jardinero Julio Pablo Martínez, deben estar entre los más solicitados, aunque más allá de los holguineros y agramontinos que quedaron disponibles, la comisión nacional designó a un grupo de 19 jugadores elegibles como refuerzos para la postemporada. Y alguno de ellos puede terminar alzando el trofeo mayor de una temporada que cerró con un puro trámite.

En la jornada que bajó el telón del segundo tramo del certamen, los Cocodrilos yumurinos completaron el pase de escoba a los vigentes monarcas de Ciego de Ávila, para así estirar hasta los 70 éxitos su histórico récord de victorias para un calendario de 90 desafíos.

Además, la tropa matancera cerró a todo tren hilvanando nueve victorias consecutivas, la racha positiva más notable registrada por un equipo durante el segundo segmento del torneo. En cambio, los Tigres avileños —sobre el papel candidatos a defender nuevamente su trono—, que no habían perdido más de tres partidos consecutivos en el campeonato, sufrieron su quinto revés en fila.

Por su parte, los Azucareros villaclareños desataron un feroz ataque en el quinto episodio para fabricar el racimo de seis carreras que definió su triunfo sobre los Toros agramontinos, y además inclinó a su favor la balanza de la última subserie.

En el otro desafío de cierre, los Alazanes granmenses resistieron la emboscada que en las postrimerías del choque montaron los Cachorros holguineros, y por una nariz de ventaja preservaron el éxito del diestro Lázaro Blanco, quien se convirtió en el único serpentinero que concretó 14 victorias antes de la postemporada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.