Un pino entre buenas piñas

«Es un orgullo formar parte de un equipo muy aguerrido, acostumbrado temporada tras temporada a pelear por el título» comentó a JR Dainier Gálvez

Autor:

Raiko Martín

CIEGO DE ÁVILA.— La eliminación del equipo en la primera fase de la presente temporada representó un duro golpe para los jugadores de la Isla de la Juventud. Mas la desilusión fue mayor en Dainier Gálvez cuando, después de las cinco rondas reglamentarias, ninguno de los estrategas de las novenas «sobrevivientes» lo consideró como un posible refuerzo para sus respectivas nóminas.

Durante los primeros 45 desafíos del torneo, el segunda base pinero había tenido números que, analizados a golpe de vista, podían impresionar al más exigente de los directores. Average ofensivo de .370, gracias a 60 imparables, de ellos 16 dobles y par de vuelacercas. Un total de 27 carreras impulsadas, otras tantas anotadas, y a la defensa solo tres pifias en 273 lances para un notable promedio defensivo de .987.

«Me sentí un poco dolido», comentó a JR poco antes de iniciar, vestido de Tigre y en esta ciudad, la esperada final ante los Alazanes granmenses. «Pero nunca perdí las esperanzas y mantuve la misma ilusión con la que comencé el campeonato. Después de la eliminación, los entrenadores en la Isla de la Juventud nos dieron dos semanas de descanso y retomamos la preparación. Siempre tuve la esperanza de que, en una nueva ronda de refuerzos para la postemporada, algún director me eligiera y cuando vi mi nombre en una bolsa de jugadores que no jugaron la segunda parte y podían ser seleccionados, mis expectativas crecieron», añadió.

No obstante, este pinero de 30 años y ya con 13 campañas en su expediente, confiesa que tanto para él, como para toda su familia, fue una sorpresa que Roger Machado lo pidiera. «El equipo de Ciego de Ávila ha sido el más estable durante los últimos años y siempre ha mostrado una buena línea central. Por eso nunca me imaginé que jugaría con ellos, y le agradezco a Roger y a su equipo de dirección la confianza depositada en mí. Ahora el compromiso es cumplir con esas expectativas y aportar al triunfo de los Tigres», dice con cierto orgullo.

Miradas las estadísticas de la final, en la que fue titular en los seis topes con Villa Clara, las cosas no le van saliendo nada mal. Como segundo en la alineación promedia para .280 gracias a sus siete imparables, con doble y jonrón incluido. Un total de 11 bases recorridas, cinco remolques —dos veces ha empujado el empate o la ventaja— aparecen en su hoja de servicio, y a la defensa la actuación es hasta ahora impecable.

«Nada más comenzar el año me incorporé al entrenamiento con los Tigres y mantuve la misma rutina. Seriedad en la preparación, seguir mejorando mi sistema de bateo, sobre todo con conexiones hacia el jardín derecho, y hacer buen trabajo de preparación física, son las claves para conseguir resultados y espero que en la final las cosas me salgan mejor», explicó.

Gálvez tiene muy claras sus metas. «Es un orgullo formar parte de un equipo muy aguerrido, acostumbrado temporada tras temporada a pelear por el título. Todos estamos comprometidos a luchar por la tercera corona consecutiva, y aunque el rival es muy difícil, creo que podemos lograrlo. Luego el objetivo es incluirme entre los elegidos para participar en el Clásico Mundial, que es el sueño de todo pelotero. Esa es la otra gran meta», asegura.

Los Play Off desde las gradas

Foto: Calixto N. Llanes


Foto: Calixto N. Llanes

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.