Examen en octavos con destino a Cardiff

Los mejores 16 equipos de Europa, que intentarán llegar al partido final llevan horas de estudios encaminados todos a colmar de besos cual novia adorada, a la «Orejona» que actualmente reposa en las vitrinas del Real Madrid español

Autor:

José Luis López

Bien rápido, intentaré ser categórico en mi postulado y creo que ustedes concordarán conmigo: el pasado 12 de diciembre, se definieron los cruces por los octavos de final de la Liga de Campeones del fútbol europeo. Y solo brillan los pareos Barcelona-Paris Saint Germain y Bayern Múnich-Arsenal.

Es cierto que los cuadros catalán y bávaro salen con etiquetas de favoritos. Pero deberán mostrarlo sobre el gramado ante rivales de mucho tino con la esférica. En los restantes cotejos, están más «cantados» los posibles ganadores.

Los mejores 16 equipos de Europa, que intentarán llegar al partido final en Cardiff, capital de Gales, llevan horas de estudios encaminados todos a colmar de besos cual novia adorada, a la «Orejona» (forma de la Copa) que actualmente reposa en las vitrinas del Real Madrid español. Vale citar que ningún club ha ganado la Champions en dos ocasiones consecutivas.

Dale al que no te dio

Quienes leen las páginas de Juventud Rebelde, saben que me gusta pronosticar en cada evento futbolístico. Y les aseguro que en esta ocasión me siento más cómodo, porque aprecio evidentes equipos favoritos en cada pareo. Ustedes se encargarán luego de apoyarme o irme a la contraria. No importa. Los espero.

Paris Saint Germain-Barcelona: En los últimos años, estos cotejos se han convertido en un Clásico. Pero siempre ha ganado el cuadro azulgrana y esta no será la excepción.

En la edición 2012-2013, en cuartos de final, venció el Barcelona merced al valor doble de los goles como visitante en caso de empate (2-2, 1-1 fue el marcador de ambos encuentros). Y una temporada después, el PSG derrotó al elenco culé en París, en la fase de grupos (3-2), pero perdió en Camp Nou (3-1). Ambos equipos se enfrentaron esa misma temporada en cuartos de final, y el Barcelona ganó ambos encuentros (3-1 y 2-0).

Ahora, el PSG no volverá a contar con el sueco Zlatan Ibrahimovic, que en verano dejó su plaza de líder al uruguayo Edinson Cavani, a quien en ataque acompañan Di María y jugadores que no convencen a nadie, como son Ben Arfa o Jesé, en tanto Blaise Matuidi tampoco mete goles.

Además, en defensa, Marquinhos y Thiago Silva, literalmente no pueden detener el toca-toca que siempre crea el tridente ofensivo integrado por Messi, Luis Suárez y Neymar. El PSG y su portero Trapp, sufrirán en demasía antes de caer —porque de eso no me caben dudas—, contra los catalanes.

Bayern Múnich-Arsenal: Este será otro duelo bien atractivo, pero los dígitos muestran al cuadro bávaro como «la bestia negra» que atemoriza al equipo inglés, al que ya eliminó en octavos de final de las Ligas de Campeones 2012-2013 y 2013-2014. Además, en la pasada campaña estuvieron en la misma llave en la fase de grupos… y volvieron a vencer los teutones. ¿Qué ocurrirá ahora? Pues lo mismo. El Arsenal se va a encomendar a los botines de su cerebro creativo Mesut Ozil, al desborde de su extremo Alexis Sánchez y a la cabeza de su delantero Olivier Giroud.

Pero su zaga tendrá disímiles peligros dado el arsenal técnico de la plantilla germana. Roberto Lewandowski, Thomas Müller, Arjen Robben, Arturo Vidal, Thiago Alcántara y muchos más, acosarán continuamente la valla del cancerbero David Ospina, en espera de algún error de los zagueros centrales Koscielny y Mustafi.

Real Madrid-Nápoles: El equipo italiano tiene al mediocampista Marek Hamsik como hombre de referencia. Pero lleva tres meses sin un centro delantero capaz, tras la grave lesión del polaco Arkadiusz Milik. Entonces, ha perfeccionado sus jugadas al contragolpe y a balón parado, con sus extremos Dries Mertens y José María Callejón como máximos goleadores. Pero con esos escasos argumentos, Maurizio Sarri, técnico del cuadro napolitano, deberá reforzar su tradicional catenaccio (candado) defensivo para evitar que lo arrolle la alineación blanca integrada por el crack Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Luka Modric, Toni Kroos, Casemiro y Sergio Ramos, el hombre «del minuto 90». Realmente, no sé qué podrá inventarse el arquero Pepe Reina para tapar los disparos de los alumnos de Zinedine Zidane. Mi voto es por el Real Madrid.

Benfica-Borussia Dortmund: El elenco teutón llega a los octavos de final tras haber clasificado de primero en su grupo por encima del Real Madrid y tras batir la marca de goles de la fase de grupos con 22. Su osado técnico Thomas Tuchel seguro jugará contra el Benfica con solo tres defensas y un volante de contención de tanto empuje como el todoterreno Julian Weigh, pero con cuatro mediocampistas de buena reacción para no solo irse en busca de la portería de Ederson, sino también veloces para apoyar en defensa. El volante Marco Reus comandará la nave germana, apoyado por una delantera terrible integrada por Aubameyang, Dembélé y el joven Pulisic. Por el Benfica, citar que Ederson le ha ganado la partida en la portería al veterano Julio César, pero sufre por la desconexión de un sistema defensivo que emplea laterales con vocación ofensiva (Semedo, Grimaldo o Almeida) y cuyo líder, el brasileño Luisao, ya no es el mismo de antes. Los delanteros Gonçalo Guedes, Raúl Jiménez o Jonas, tendrán una partida difícil ante zagueros como Sokratis y Ginter.

Oporto-Juventus: En este cotejo se verán las caras, una vez más, los porteros-leyendas Iker Casillas (35 años) y Gianluigi Buffon (38), quienes se han enfrentado en ocho ocasiones en la Champions League. Al margen de la temporada 2013-2014, en la que se enfrentaron en fase de grupos, Casillas nunca ha ganado una eliminatoria contra Buffon.

La última vez que se enfrentaron fue en la edición 2014-2015. El partido de ida se jugó en Italia, donde la Juventus se impuso por dos goles a uno. El empate a uno en el Santiago Bernabéu le valió al equipo de Turín para llegar a la final de aquella edición, que a la postre perdió contra el Barcelona.

La Juventus es, por mucho, mejor equipo. Higuaín, Cuadrado, Pjanic y Mandzukic comandarán el ataque italiano, mientras que André Silva y Diogo Jota, son los delanteros del cuadro luso. Aquí debe ganar el equipo italiano.

Bayer Leverkusen-Atlético De Madrid: Ambos clubes se enfrentaron el pasado año en octavos y el conjunto del «Cholo» Simeone cayó en Alemania por 1 a 0, para ganar con el mismo resultado en el Vicente Calderón. En una tanda de penaltis vibrante y con muchos errores, el equipo colchonero alcanzó los cuartos de final.

El goleador del Leverkusen es el mexicano Chicharito Hernández y en el mediocampo, los hilos los maneja el chileno Charles Aránguiz. Su arma más peligrosa es el balón parado ejecutado por el turco Çalhanoglu. Pero no muestran eficiencia en la zona de volantes y tienen escasa solidez defensiva. Y será eso lo que intentará aprovechar el conjunto de Simeone, experto al contragolpe, para intentar marcar, con Griezmann en la punta. Mi voto es para el cuadro español.

Mánchester City-Mónaco: Este es un duelo inédito. Entonces, ¡que gane el mejor! Y el mejor es el club inglés, conducido por el técnico español Pep Guardiola. Si usted revisa su plantilla y la compara con la del cuadro monegasco, no podrá menos que exclamar: «eso es casi abusivo». Léase estos nombres y (casi) se lee victoria: Sergio Agüero, Kevin de Bruyne, Iheanacho, Nolito, David Silva y Fernandinho, entre otros. Mientras, el Mónaco se encomendará a Radamé Falcao. Yo voto por el City. ¿Y usted?

Sevilla-Leicester City: Este es el duelo entre la experiencia inherente al cuadro ibérico y la novatada del conjunto inglés, que aunque es el actual monarca de su liga, juega por primera vez la Liga de Campeones. Y lean esta curiosidad: el Leicester ha jugado seis partidos de Champions —en la fase de grupos de esta última—, una cifra que coincide con el número de títulos continentales que ha conseguido el Sevilla, cinco Europa League y una Supercopa de Europa.

Vitolo, Kiyotake, Nzonzi, Vietto y el portero Sergio Rico, son las bazas principales del elenco español, que dirige el técnico argentino Jorge Sampaoli. Mientras que Jamie Vardy, y los argelinos Riyad Mahrez e Islam Slimani, constituyen las figuras de mayor calibre en el elenco que conduce el adiestrador italiano Claudio Ranieri. Y aquí abogo por el triunfo del Sevilla, pero en dura porfía.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.