Paso al frente culé

Este miércoles se conocerá el rival del Barcelona, que saldrá del duelo entre el Celta de Vigo y el Alavés, que será anfitrión en el estadio de Mendizorroza

Autor:

José Luis López

Si yo tuviera en mi equipo de fútbol a los franceses Antoine Griezmann y Kevin Gameiro, y se me diera la posibilidad de cobrar un penalti, se lo concedía al primero. Pero yo no soy técnico. Para eso está el «Cholo» Simeone, adiestrador del Atlético de Madrid, quien debió decidir en una ocasión, se la indicó a Gameiro y el delantero lo erró, en el Camp Nou.

Esa fue una de las bazas del empate 1-1, este martes, contra el favorito Barcelona, en partido de vuelta de la Copa del Rey. El Atlético, dueño de mayores ocasiones, se va del festín y el cuadro culé es primero en avanzar a la disputa del cetro, pues había vencido 2-1, como visitante, en el partido de ida.

Se vio de todo en este trepidante cotejo: dos perforaciones, ese penalti fallado y un gol mal anulado al Atlético. Además del arte, hubo mucho músculo, al extremo de que tres jugadores fueron expulsados: Sergi Roberto y Luis Suárez se pierden la final.

Los primeros 20 minutos fueron para el cuadro «colchonero»: potentes zapatazos de Carrasco y Koke, bien neutralizados por las manos del cancerbero Cillessen; cabezazos de Griezmann y Godín, más remate de Filipe Luis por el lateral de la portería. Pero no cayó el gol y el desgaste físico se le venía encima a los del Cholo.

Koke y Saúl ganaban la pelea del mediocampo a Rakitic y André Gomes. Y al Barcelona le costaba salir con la pelota, no daba dos toques seguidos, en tanto Messi y Suárez se veían muy poco. Pero cuando dos genios de esa hidalguía se unen, sufre cualquier zaga. Y a tres minutos del descanso, el argentino emergió de un muro de tres y su disparo, rechazado por Moyá, lo recogió Luis Suárez para marcar a placer.

En el complementario, llegó el resto. El Atlético se rehizo tras las expulsiones de Sergi y Suárez. Tenía mayor superioridad numérica y continuó con la vista puesta en la valla de Cillessen. Así, Messi estrelló en el larguero otro tiro a balón parado antes de que Gameiro fallase el penal. El francés, tras asistencia de Griezmann, marca el gol del empate en el 77’. Inconcluso el concierto «colchonero» y fructífera la Messi-dependencia.

Este miércoles se conocerá el rival del Barcelona, que saldrá del duelo entre el Celta de Vigo y el Alavés, que será anfitrión en el estadio de Mendizorroza. El cotejo de ida terminó empatado a cero.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.