El silbido del talento

Con solo 20 años, Raidel Martínez vestirá por primera vez la franela de la selección nacional y va al Clásico Mundial de Béisbol

Autor:

Norland Rosendo

Es más fácil conectarle a su recta de 95 millas por hora, que lograr que hable más de diez palabras seguidas; su tono de voz es el mismo silbido que deben sentir los bateadores cuando se les está encimando una bola lanzada por él.

Sobre el box, es el mismo. Flemático y seguro. Con solo 20 años, Raidel Martínez vestirá por primera vez la franela de la selección nacional. Va al Clásico Mundial de Béisbol. Y después tendrá tiempo para conocer Japón, pues también ha sido fichado por el club Dragones de Chunichi, de la pelota profesional nipona.

—¿Te sorprendió la inclusión en el Cuba y el contrato?

—Sí, un poco, aunque en la temporada lancé bien.

—Y ahora en el entrenamiento, ¿qué estás perfeccionando?

—El control, la caída en el box y los envíos de rompimiento.

—¿Has mejorado el repertorio?

—Sí, el profe José Manuel Cortina me ha ayudado a dominar bien la recta, la recta cortada, la curva y el cambio, y me está enseñando otro más.

—Sobre la colocación de los lanzamientos…

—Siempre sobre lo bajo.

—Dice Cortina que tú eres el segundo Pedro Luis Lazo, ¿por qué?

—Eso dice él, parece que me ve algún parecido con Lazo.

—Pinar del Río ha tenido excelentes lanzadores en nuestras series nacionales, ¿Lazo es tu ídolo?

—De los que he visto sí. Me gustaba verlo lanzar.

—¿Algo en especial?

—Todo lo que hacía sobre el box. Su slider era mortal.

—¿Cuánto tiempo dedicas a los entrenamientos?

—Todo el que planifican los profesores y después también; incluso en los hoteles, en la casa.

—¿Prefieres ser abridor o relevista?

—Ya yo he hecho de todo en esta pelota. En lo que me pongan lo haré con gusto. Pero prefiero abrir.

—¿Y siempre fuiste pelotero?

Desde chiquito. No hubo otro deporte. Empecé en mi pueblo Galafre, en San Juan y Martínez.

—¿Pitcher desde el inicio?

—También. No he jugado otra posición. Entré a la EIDE como lanzador y no he cambiado nunca.

—En San Juan y Martínez, la tierra del mejor tabaco del mundo, tenías dos opciones: pelotero o veguero...

—(Se ríe por primera vez) Así mismo, y me fui por el deporte.

—En la segunda fase de esta Serie Nacional jugaste como refuerzo de los Tigres avileños y tuviste muy buena actuación.

— Siempre le voy a estar muy agradecido a Roger Machado, que me dio la responsabilidad y la confianza de ser abridor; si estoy en el equipo Cuba fue por mis resultados con Ciego de Ávila.

—¿Con quiénes te relacionas más en la selección nacional?

—Con los pitchers de Pinar. Yosvany Torres me ha enseñado mucho sobre los lanzamientos, el agarre de la bola, la técnica.

—¿Qué esperas del Clásico?

—Que lleguemos a la final.

Raidel se aleja de la grabadora. Agarra una pelota, la acaricia, la lanza a «media máquina». Siento el silbido. Rectifico lo que escribí al inicio de esta entrevista: es mejor aguzar el oído para escucharlo, o empatarle las oraciones, que probar batearle.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.