Pintar de Blanco los canguros

Lázaro Blanco, el muchacho de Yara, en Granma, saldrá hoy a darlo todo para que Cuba siga jugando en el certamen

Autor:

Norland Rosendo

TOKIO, Japón.—Como el artista que es con la bola en la mano, el muchacho de Yara, en Granma, saldrá hoy a estamparle su apellido a la «manada de canguros» en cada inning que lance. De Lázaro Blanco depende, en gran medida, que Cuba siga jugando en el 4to. Clásico Mundial de Béisbol.

—¿Qué sabes del equipo australiano?, ¿cómo te sientes para ese crucial partido?

—Lo vi en Corea del Sur y vendré a analizarlo en el partido frente a Japón. Yo estoy muy concentrado y consciente del trabajo que debo hacer, de la responsabilidad que me han dado, porque define el pase a la segunda ronda, y estoy contento por esa confianza en mí. Me he preparado para ofrecer un gran espectáculo, para que en Cuba la gente disfrute y vea que todavía tenemos buen béisbol.

—¿Cuán útil te fue la gira preparatoria?

—Una gran experiencia, lancé en Taipéi de China contra el equipo profesional Hermanos Elefantes y en cuatro inning solo me conectaron un hit y no me hicieron carreras. Después volví a pitchear en Osaka, Japón, frente a los Búfalos de Orix, de la Liga profesional de aquí y en cuatro entradas me anotaron solo una vez.

—¿Y qué es lo que más te ha impresionado de los bateadores asiáticos?

—La disciplina, los puedes engañar una vez, pero la próxima vienen y hacen los ajustes necesarios para conectarte bien los envíos. Hay que estar constantemente cambiándoles los pitcheos para poder dominarlos.

—Tú sueles lanzar en la zona baja, ¿te preocupa el arbitraje?

—Al contrario, me siento muy cómodo, porque acá cantan mucho esa zona, pero hay que tirarla por encima de home, pues cantan más la vertical, que la horizontal. Nos hemos acomodado a eso en los partidos de preparación.

—¿Ya estás completamente adaptado a los cambios de clima y tiempo en Asia?

—Fue muy impactante lo del horario, son 14 horas de diferencia, pero me adapté en tres días, el doctor (Francisco) Montesinos me dijo que tenía que aguantar mucho el sueño para poder descansar, y así lo hice.

—Entonces, sin tensión…

—Tranquilo, con la mente puesta en el objetivo, que es lanzar bien y que Cuba gane ese juego contra Australia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.