El equipo de Holanda dejó a Cuba fuera del Clásico

Después de haber caído en un duelo reñido contra los anfitriones, nadie esperaba un marcador tan desproporcionado; entre otras cosas, porque el alto mando insular había preservado a sus mejores lanzadores para el crucial compromiso

Autor:

Norland Rosendo

TOKIO, Japón.— Unos minutos antes de empezar el partido entre Cuba y Holanda tembló la tierra aquí, fue un movimiento perceptible solo para los que están habituados a eso, pero al momento lo estaban reportando en las redes sociales; unos minutos después, tembló el Tokyo Dome, pero con los batazos de los Tulipanes para conseguir un nocaut que sepultó desde la misma primera entrada cualquier sueño del equipo antillano de alargar su participación en el torneo.

Después de haber caído en un duelo reñido contra los anfitriones, nadie esperaba un marcador tan desproporcionado; entre otras cosas, porque el alto mando insular había preservado a sus mejores lanzadores para el crucial compromiso. Pero ni Lázaro Blanco, ni Vladimir García pudieron ponerle el stop a la maquinaria Naranja, que gozó sobre la grama del estadio.

El cuarto bate de los europeos, Wladimir Balentien, sonó par de batacazos y un sencillo, con los que empujó cinco de las catorce carreras de su equipo. Pero sí de películas de largometraje se trata, Yurendell Decaster y Kalian Sams también firmaron batazos de vuelta completa, en un partido en el que los jardineros cubanos tuvieron que pegarse unas cuantas veces a la cerca para capturar batazos.

Fue, para decirlo en buen cubano, una práctica de bateo de los holandeses, y la imagen menos agradable de los cubanos, pese a que estaban frente a un adversario superior.

Carlos Martí volvió a hacer ajustes en el line up con el propósito de elevar las prestaciones ofensivas. Sentó a Frederich Cepeda que vio rota así su cadena de juegos ininterrumpidos en Clásicos. Desde el debut de Cuba frente a Panamá en el 2006 había estado en todos los desafíos de su selección.

Subió a Yurisbel Gracial al tercer turno, puso a Yosvani Alarcón de quinto, le dio juego a Guillermo Avilés en el jardín izquierdo. Hizo más movimientos de los que esperábamos, pero fue tal el arranque de los tulipanes con un jonrón de tres carreras en el acto inaugural, que no hubo quién los parara.

Un solo escón pudo colgar el pitcheo de la Isla a la tanda holandesa, que en el cuarto episodio pisó cinco veces la goma para sentenciar el fuera de combate. Solo quedaba esperar tres innings más para acabar con el suplicio.

La honrilla, si es que se puede calificar así a la única anotación cubana, sobrevino en el quinto, remolcada por doblete de Víctor Víctor Mesa.

Esta es la quinta victoria en seis salidas al terreno de los holandeses frente a selecciones de la Mayor de las Antillas en torneos de jerarquía durante los últimos seis años.

Y el zurdo que se apuntó el éxito, Diegomar Markwell, también había salido airoso frente a la escuadra cubana en el Clásico de 2013, con marcador de 6-2 y derrota a la cuenta del espirituano Ismel Jiménez.

Carlos Martí asumió el incómodo reto de responderle a la prensa sin ánimo de justificaciones. «El partido se fue rápido de un solo lado, con una ofensiva despiadada, ellos fueron mejores en todos los sentidos», dijo y empleó una frase típica del argot deportivo cubano: «nos cayeron rápido por los ojos».

Cuba terminó sin victorias en la segunda fase del Clásico, en un lo que clasifica como el resultado más pobre de un elenco de la Isla en este nivel del torneo, pues en las dos ediciones anteriores al menos había conseguido un éxito en la segunda ronda.

Sobre la actuación general de Cuba, Martí reiteró que este equipo cumplió el compromiso de rebasar la fase preliminar. «Esa era la meta objetivamente hablando. Ya entre los mejores ocho, queríamos, como es lógico, incluirnos en la semifinal de Los Ángeles, pero nos fue imposible. Japón y Holanda fueron rivales muy exigentes e Israel nos sorprendió con la calidad de su juego», explicó.

En el inicio de la segunda ronda en América, Puerto Rico conservó su paso invicto nada menos que ante el campeón vigente, República Dominicana, con pizarra de 3-1.

Parece que los movimientos telúricos no serán solo de este lado del Pacífico.

Cuba vs Holanda en fotos

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Foto: Ricardo Lópes Hevia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.